Categoría: adolescentes

Mi hijo me pega, ¿qué hago? (Parte 2)

Mi hijo me pega - Vínculo Psicoterapia2¿Qué hacer? La intervención.

  • Dotar de herramientas para evitar la escalada de violencia como es la práctica del time out o el tiempo fuera.
  • Revisar las normas e intentar que los padres recuperen una cierta autoridad más realista sin caer en la sobreprotección ni en el hipercontrol.
  • Fomentar la autonomía del hijo o hija para reducir su fusión primero con la madre y luego con el padre trabajando, motivando y siendo creativos con su proyecto de vida. Según Haley, se entiende por EMANCIPACIÓN el lograr a nivel académico o laboral lo que la familia considere como éxito, que será lo que le acerca a la independencia (por ejemplo, lograr una carrera, un trabajo, un trabajo bien remunerado…) y lograr establecer relaciones íntimas fuera de la familia (sean de pareja o no). La emancipación deberá ser progresiva.
  •  Intentar sacarle de la triangulación o por lo menos hacerse consciente de ella para que sea menos manipulable. Se intenta que los padres no usen al hijo o la hija como vehículo de su comunicación, y el joven pueda hacer su propia vida. Hay dos métodos extremos que casi siempre fracasan. Uno de ellos consiste en atribuir toda la culpa a la nociva influencia de los padres y procurar que el joven abandone a su familia; lo típico es que el joven sufra un colapso y vuelva al hogar. El otro consiste en tratar de mantener al joven en el hogar y de conseguir que impere la armonía entre él y su familia; esto también falla, porque en esta época de la vida familiar lo que importa no es la conciliación sino la desligazón. El arte de la terapia radica en hacer volver al joven con su familia como una manera de desligarlo de ella para iniciar una vida independiente.

Enfocando en el APEGO Y LA VINCULACIÓN:

  • Ofrecer vinculaciones seguras, fiables y continuas con al menos un adulto significativo.
  • Facilitar la toma de conciencia y la búsqueda de un sentido a las experiencias vividas, por duras que sean.
  • Facilitar la inclusión en redes de apoyo
  • Facilitar la búsqueda de una situación socio-económica justa.
  • Promover los valores de respeto a los derechos humanos
  • Favorecer el humor y la creatividad en la búsqueda de soluciones.

 

Un punto aparte: la violencia entre hermanos.

Respecto a la VIOLENCIA EN LA FRATRÍA recordemos que los celos son el cemento del narcisismo, son el camino para DIFERENCIARSE, para construir su autoestima. La intensidad de los celos está relacionada con la tolerancia a la frustración y con la RELACIÓN CON LOS PADRES.

En la INTERVENCIÓN es muy importante fomentar la empatía entre los hermanos trabajando el cambio de roles, e ir compartiendo las diferentes narrativas de ambos hermanos para dotar de sentido y circularidad a las dinámicas familiares vividas por ambos. También se intenta trabajar la solidaridad entre ellos para salir adelante en una situación en que las funciones parentales están dañadas. La relación fraternal es la más “recuperable”, la que puede cumplir la función de ser una relación de apego seguro de referencia aunque en el momento presente está muy deteriorada.

A los TERAPEUTAS y educadores se nos invita a prestar especial cuidado a los siguientes riesgos:

  1. Falta de vínculos afectivos e implicación relacional con los niños
  2. Dificultades para sentir empatía por el sufrimiento de los niños cuando expresan sus sufrimientos de forma agresiva o disruptiva
  3. Sobreidentificación con los niños que pueden llevar a respuestas sobreprotectoras y diabolización de sus padres biológicos
  4. Dificultades en el manejo de la autoridad y ayuda para su autocontrol de emociones e impulsos. Se tiene que lograr un equilibrio entre una autoridad militarista o demasiada permisividad.
  5. Olvidarse de la capacitación de los padres y su rehabilitación

El objetivo principal de la terapia será lograr una correcta INDIVIDUACIÓN sin violencia. Parece paradójico que un hijo que muestre odio y rechazo a su madre, padre o hermano a la vez tenga un nivel alto de fusión y dependencia hacia los mismos. Barudy, Dantagnan (2005)  y las teorías del APEGO lo explican muy bien:

Al contrario de lo que se podría creer, los hijos de los padres con dificultades parentales son más dependientes de éstos, en comparación con los hijos de los padres y madres suficientemente competentes. Las diferentes situaciones de malos tratos que las incompetencias parentales crean producen fuerzas emocionales centrípetas que dificultan la diferenciación y la emancipación de los hijos, aumentando el riesgo de imitación de las conductas de los padres.

En las situaciones de malos tratos de las incompetencias parentales, los sistemas de modulación emocional y conductual que los niños necesitan se ejercen a través de diferentes formas de agresión como las amenazas, los castigos corporales y las privaciones de libertad, con el objetivo de provocar temor y miedo en los niños. O, al contrario, se les manipula psicológicamente ignorándoles, negándoles la palabra o insultándoles, estos procedimientos pueden traer resultados en lo inmediato, pero difícilmente se transforman en moduladores internos de los hijos. Por lo tanto no facilitan la autonomía ni la diferenciación, mucho menos el desarrollo de una ciudadanía responsable para el futuro.

Más información

  • Barudy, J. y Dantagnan, M. Los buenos tratos a la infancia: parentalidad, apego y resiliencia

Barcelona(2005): Editorial Gedisa

  • Cirillo, S. Niños maltratado: diagnóstico y terapia familiar. Barcelona (1991) Editorial Paidós
  • Haley, J. Trastornos de la emancipación juvenil y terapia familiar. Buenos aires (1985) Amorrortu editores
  • Linares, J.L. Una visión relacional de los trastornos de personalidad. Capítulo de: Roizblatt, A. Terapia Familiar y de Pareja. Santiago de Chile (2006) Editorial Mediterráneo.

http://www.redsistemica.com.ar/personalidad.htm

  • Micucci, J.A. El adolescente en la terapia familiar. Como romper el ciclo del conflicto y el control. Buenos aires (2014) Amorrortu editores
  • Población, P. Yo te manejo, tú me manejas. El poder en las relaciones cotidianas. Bilbao (2013) Desclée de Brouwer

Mi hijo me pega (Parte 1)

Mi hijo me pega - Vínculo PsicoterapiaEs una frase que flota en muchos hogares pero que no sale de la boca del padre ni mucho menos de la madre. Es una realidad que existe pero que cuesta muchísimo reconocer. Toda la familia lo vive con una vergüenza tal, que se ven incapaces de pedir ayuda. Comienzan a dar vueltas en la cabeza a dudas y preguntas: ¿qué hemos hecho mal?, ¿es mi hijo o hija un monstruo?, ¿y si lo hago público y le destrozo la vida?, ¿en realidad es bueno pero tiene arrebatos, descontrol de impulsos?, ¿son las malas compañías?, ¿si su padre y yo nos pasamos el día discutiendo, le ha podido afectar?

No es un problema aislado, es un problema cada vez más frecuente. No se resuelve con más golpes, ni señalando culpables ni poniendo etiquetas. Es un problema familiar, toda la familia debe ponerse manos a la obra para pararlo y dejar de agredirse. Hay muchos tipos de agresiones: está la física, sin duda la más grave (golpes, empujones, escupitajos…) la coercitiva (bloqueos, encierros, hipervigilancia),  los insultos, la crítica constante, la devaluación, incluso la hiperprotección y la imposibilidad de emanciparse, la violencia contra objetos y un largo etcétera que se convierte en el nuevo lenguaje de estas familias. No enseñar a un hijo a ser autónomo de acuerdo a las capacidades propias de cada edad es también una forma de negligencia de graves consecuencias.

Se inicia una escalada, un huracán que toma forma en cuestión de segundos y que no sabemos dónde va a parar ni cuáles son los daños que va a dejar tras su paso. Lo que sí es frecuente que toda la familia (incluido el agresor) se sienta profundamente avergonzado y profundamente culpable (lo exprese o no). A menudo incluso se pide perdón y sin mayores cambios o con un breve período de luna de miel, se vuelve a empezar hasta que el viento de nuevo se arremolina en torno a los pies de todos para prepararse el siguiente huracán y volver a decir en voz baja, mi hijo me pega.

Parece muy obvio pero, si nada cambia, nada cambia. De este infierno se puede salir, se puede ver de otra manera, abrir el foco, ayudar a toda la familia a parar semejante sufrimiento, pero para ello, algo tiene que cambiar y a menudo ya no se puede hacer sin la ayuda de una persona experta. La Terapia Familiar es una herramienta que, con una correcta implicación por parte de todos los miembros de la familia, que no siempre se da el primer día pero se puede ir logrando en las primeras sesiones, puede lograr que en una familia se deje de ejercer la violencia.

Violencia de hijos a padres

 ¿Qué es la violencia Filio-Parental?

 La violencia filio-parental, una de las demandas más habituales en las consultas de psicología en los últimos tiempos.

Es este un tema complejo puesto que es habitual que no se limite a la violencia de hijos a padres sino que se puede extender a los hermanos, que pueda ser del hijo a la madre o que se produzca de padres a hijos en edades tempranas y de hijos a padres a partir de la adolescencia. Intentamos excluir en este análisis la violencia machista en la pareja aunque a veces acompaña la filio-parental. En ese caso, obviamente el abordaje sería otro.

De cualquier manera la VIOLENCIA tanto física como verbal se convierte en moneda de cambio y en un modo de comunicación fallido en muchas familias. Intentemos entenderlo en el siguiente artículo y dar algunas pistas a padres, educadores y clínicos para abordarlo.

En este artículo no abordaremos las consecuencias legales y penales que este problema puede tener para lo cual conviene informarse en las instituciones adecuadas (policía, servicios sociales, etc).

De cualquier manera, se advierte a los clínicos y educadores que la violencia en la familia es un tema acompañado de mucha vergüenza, de muchos sentimientos encontrados y de una intención profunda de que no se sepa fuera de casa por lo cual es habitual que no se recurra a las instituciones y que el tema se esconda hasta que se solicita ayuda psicológica en cuyo caso tampoco se suele confesar desde el principio de las sesiones. Por eso nos conviene estar preparados para detectarlo.

Algunas teorías explicativas

 Según Cirillo, en, familias en las que existe la violencia, se concibe el maltrato como un “intento de resolver conflictos familiares que seguramente se agudiza en puntos del ciclo familiar de mayor tensión como al inicio de la convivencia, ante el nacimiento del primer hijo o cuando los hijos entran en la adolescencia e intentan aumentar su grado de autonomía. Según el autor, detrás de cada acto violento hay un sentimiento de frustración que el terapeuta tiene que lograr encontrar.

Es probable que la violencia sea transgeneracional presente en familias muy rígidas en las que no se educa en la autonomía y en la propia responsabilidad sino en que el control y la motivación siempre vengan de fuera. Se puede sumar el abuso de sustancias, habitualmente alcohol.

La violencia empieza por una frustración para resolver un conflicto y se acaba instrumentalizando para lograr poder.

Fases de la violencia Filio-Parental

  1. Conflicto de pareja agudo, explícito y oscilante.
  2. Inclinación de los hijos hacia uno de ellos, el que adopta el rol de víctima pasiva. Comienzan las dificultades con el rol dominante.
  3. Se genera una hostilidad activa hacia el dominante.
  4. Instrumentalizan la respuesta del niño. Los padres luchan entre ellos a través del hijo: el padre aliado se muestra más permisivo y el padre confrontado más autoritario.
  5. Hay un momento en el que el hijo descubre el juego de los padres y se confronta con los dos.

En el próximo blog,  ¿qué hacer, cómo intervenir? y violencia entre hermanos.

 

Edurne García Corres

 


 

Autoestima

¿Cómo te tratas a ti mismo/a?

Se entiende por autoestima a la evaluación que hacemos de nosotros/as mismos/as. La cultura occidental promueve una autoestima …

Adicción al amor

¿Existe la adicción al amor?

La Organización Mundial de la Salud (OMS, 1994) definió las adicciones como una enfermedad física y psicoemocional que …