Categoría: Amor

NUEVAS FORMAS DE RELACIÓN, EL POLIAMOR.

NUEVAS FORMAS DE RELACIÓN, EL POLIAMOR.

Hasta el momento, la monogamia ha sido considerada como el principal modelo de relación, el más aceptado socialmente. Sin embargo, en la actualidad existen otras muchas formas de relación, que son igual de lícitas que las relaciones monógamas, pero que suelen ser criticadas y rechazadas.

Empecemos primero por aclarar qué es una relación monógama. Una relación monógama es toda relación en la que ambos miembros de la pareja deciden no mantener relaciones románticas y/o sexuales con otras personas. De lo contrario, se trataría de una relación no monógama (Conley et al, 2013, como se citó en Cohen, 2016).

Dentro de las relaciones no monógamas, también llamadas alternativas, existen varios tipos. Destacan las relaciones abiertas, el poliamor y el “swinging” o intercambio de parejas (Cohen, 2016). Una relación abierta es aquella en la que ambos miembros de la pareja han llegado al acuerdo de que pueden mantener relaciones sexuales con otras personas, pero la unión más fuerte sigue siendo la de los dos miembros que conforman la pareja principal (Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015).  En el caso del intercambio de parejas, este consiste en la práctica de sexo de una pareja con los miembros de otra (Bairstow, 2017; Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015). Por último, el poliamor es una forma de relacionarse que plantea la posibilidad de poder querer a más de una persona a la vez y mantener una relación afectivo-sexual con más de una persona (Bairstow, 2017; Barker y Langdridge, 2010, como se citó en Barker y Berry, 2014; Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015). En este caso, no tiene por qué existir una relación más íntima o cercana que las demás, sino que todas pueden estar al mismo nivel.

Cohen (2016) realizó un estudio con personas que mantenían relaciones no monógamas y observó que la gran mayoría de ellas se sentía juzgada por mantener este tipo de relación, ya que el modelo predominante de relación en nuestra sociedad es el monógamo y todo lo que se salga de lo normativo, es rechazado. Es más, en otro estudio se llegó a la conclusión de que entre un 25-30% de pacientes que acuden a terapia y tienen una relación no monógama no se lo dirían a su terapeuta por miedo a ser juzgados (Sprott y Randall, 2015; Weber, 2002, como se citó en Cannon, Davison, Randall, Sprott y Witherspoon, 2017).

En todo tipo de relaciones, pero sobre todo en las relaciones no monógamas, es especialmente importante que la pareja principal negocie una serie de normas que van a guiar su forma de relacionarse y comunicarse. Es decir, deben decidir qué es fundamental que se cuenten, qué tipo de relaciones pueden establecer con otras personas, con qué frecuencia… (Zimmerman, 2012). Estas normas pueden cambiar a lo largo de la relación, porque las personas que la forman van cambiando con el paso del tiempo y sus necesidades o deseos pueden cambiar con ellos. Es más, los problemas suelen aparecer cuando las personas que forman la pareja cambian, así como sus necesidades, pero se siguen relacionando de la misma manera, sin poder adaptarse a las nuevas circunstancias (Bairstow, 2017).

A la hora de trabajar en terapia con parejas no monógamas, es muy importante que los terapeutas por un lado nos informemos sobre este tipo de relaciones y sus principales características (Bairstow, 2017) y, por otro lado, identifiquemos los posibles prejuicios que podamos tener sobre este tipo de relaciones, ya que influirán negativamente en la terapia (Bairstow, 2017). Es decir, es muy importante que tengamos en mente que la monogamia es un concepto que hemos construido como sociedad y que se considera como la forma normal de relacionarse en pareja, pero hay que tener en cuenta que no es la única manera hacerlo (Zimmerman, 2012).

A fin de cuentas, lo que hace que una relación de pareja sea adecuada o no es la satisfacción que los miembros de dicha pareja experimentan en ella, y no si es monógama o no monógama. Existen tantas alternativas de pareja como personas y es importante entender que cada relación de pareja es única porque está compuesta por miembros únicos, con características y necesidades específicas.

 

Referencias

Bairstow, A. (2017). Couples exploring non-monogamy: guidelines for therapists. Journal of sex and marital therapy, 43 (4), 343-353.
Barker, M. y Berry, M.D. (2014). Extraordinary interventions for extraordinary clients: existential sex therapy and open non-monogamy. Sexual and relationship therapy, 29 (1), 21-30.
Cannon, N., Davison, K., Randall, A., Sprott, R.A. y Witherspoon, R.G. (2017). Alternative or nontraditional sexualities and therapy: a case report. Journal of clinical psychology: in session, 73 (8), 929-937.
Cohen, M. (2016). An exploratory study of individuals in non- traditional, alternative relationships: ¿how “open” are we? Sexuality and culture, 20, 295-315.
Hjelmstad, L.R., McCoy, M.A., Ross, D.B. y Stinson, M. A. (2015). Who’s in our clients´ bed? A case illustration of sex therapy with a polyamorous couple. Journal of sex and marital therapy, 41 (2), 134-144.
Zimmerman, K. J. (2012). Clients in sexually open relationships: considerations for therapists. Journal of feminist family therapy, 24, 272- 289.

 

Andrea Caballero Bragado

Psicóloga general sanitaria y terapeuta familiar sistémica

San Valentín y los Mitos del Amor Romántico

San Valentín y los Mitos del Amor Romántico

Cada 14 de febrero la publicidad, los comercios y tu bandeja de entrada se llenan de colores rojo y rosa, de corazones y de amor, amor y amor.

Todos los anuncios repiten la misma palabra sin cesar y el all you need is love de los Beatles se convierte en la banda sonora de estos días y todo para que encuentres el regalo perfecto para tu pareja, esa que debe ser única, por la que debes darlo todo, a la que debes fidelidad infinita y por la que tendrías que renunciar a lo más sagrado si se diese el caso, porque es única y sin ella no eres nadie.

Vamos, que para vendernos sus productos se agarran a los llamados “mitos del amor romántico” popularizados por Gustavo Adolfo Bécquer en el siglo XIX  y que hemos ido manteniendo a lo largo de los años a través de los medios de comunicación, los cuentos infantiles, el cine, las canciones o incluso la religión, haciéndonos pensar que el amor, para que sea de verdad, sólo puede ser así… y entonces acabamos suspiramos para que llegue el ser que te complete.

 

Sin embargo, el propio creador de una de las canciones más utilizadas estos días, John Lennon, dijo algo así: “Nos hicieron creer que el “gran amor”, sólo sucede una vez. Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y que la vida solo tiene sentido si encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.”

No nos contaron que estas fórmulas nos frustran, son alienantes, y que el amor es más extenso y complejo que el amor de pareja.

A causa de estos mitos sobre el amor romántico, le damos a la emoción más humana una exigencia inmerecida y a causa de esto, llegan a terapia numerosas personas con un gran malestar caracterizado por: trastornos de ansiedad por separación, dependencia emocional (que no es otra cosa que una adicción patológica a la pareja), una autoestima baja por no haber conseguido que lo que se supone de una relación o en el peor de lo casos, personas que caen en una relación tóxica, de celos e incluso violenta de la que es difícil salir.

La terapia se centra en revisar la forma en la que hemos aprendido a querer. Este aprendizaje que hacemos en la primera infancia, lo denominamos apego, La teoría del apego (Bowlby, 1973) ha demostrado que los llamados “primeros vínculos” son de crucial importancia en la vida, puesto que pueden ser determinantes en el establecimiento de relaciones personales posteriores.

 

Así, es importante ayudar a nuestros pacientes a reescribir sus experiencias de apego para que éste se torne seguro de manera que se pueda estar abierto a relaciones saludables, sean del tipo que sean, también con una misma.

Porque el amor, lo vivas como lo vivas no es cuestión de naranjas ni dueños, se parece más a caminar en paralelo y libres.

 

Sarai Fernández

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS La importancia de los hábitos alimentarios en los niños. Suele ser frecuente encontrar en las …

LA ESCUCHA ACTIVA

LA ESCUCHA ACTIVA Sin duda, la comunicación es una necesidad básica de los seres humanos. De hecho, dedicamos una gran …

¿QUÉ SE TRABAJA CON PERSONAS QUE PADECEN TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA?

¿QUÉ SE TRABAJA CON PERSONAS QUE PADECEN TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA?   ¿Sabías que uno de los trastornos …