Categoría: Amor

BIPOLARIDAD..

Hace unos días, murió una de las deportistas más importantes de nuestro país: Blanca Fernández Ochoa. La enfermedad con la que convivía, el trastorno bipolar, se asocia fuertemente con la ideación suicida y el suicidio consumado. De hecho, José Manuel Dolader, director del Teléfono Contra el Suicidio (que ofrece un servicio integral y gratuito a personas que se encuentran en situaciones de crisis) afirma que durante los 11 días de búsqueda del cuerpo, 110 personas se han quitado la vida en España con los mismos problemas o similares al de ella”. 

Sin duda, las cifras expuestas son bastante conmovedoras y, sin embargo, aunque en las últimas dos semanas hemos escuchado múltiples veces hablar en medios de comunicación del trastorno bipolar, ¿sabemos realmente lo que es? ¿cómo podemos ayudar a las personas que lo padecen?

¿QUÉ ES EL TRASTORNO BIPOLAR?

El trastorno bipolar es una enfermedad mental grave, incluida dentro de las alteraciones de la regulación del estado de ánimo. En términos generales, consiste en que la persona oscila entre fases depresivas que se alternan con fases maníacas (caracterizadas por un enorme sentimiento de euforia que inunda a la persona).

El trastorno bipolar se estima que es la sexta causa de discapacidad en el mundo y afecta a entre el 0,5 y el 5% de la población (Vieta, 2011; Vieta et al., 2011); y en lo que respecta a España, actualmente más de un millón de personas lo padecen (Gaceta Médica, 2008)

PERO ¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS PARA LA VIDA DE ALGUIEN QUE PADECE TRASTORNO BIPOLAR?

En primer lugar, cabe destacar que se asocia a una importante reducción del bienestar de la persona, concretamente, más de un 75% de los casos sufren una reducción de las expectativas de éxito en la vida (Infocop, 2018).

En este sentido, la vida social, de ocio y familiar se encuentra afectada, reportándose un escaso apoyo interpersonal y mayores dificultades para la expresión, el disfrute de actividades de ocio y las relaciones con familiares y amigos (Hirschfeld, Lewis y Vornik, 2003; Morselly y Elgie, 2003).

Asimismo, en lo que respecta al ámbito laboral, pese a ser una condición discapacitante pero no incapacitante (Vieta et al., 2003), a medida que transcurre la enfermedad, las tasas de desempleo aumentan (Abood, Sharkey, Webb, Kelly y Grill, 2002) y casi la mitad de los pacientes pierde su trabajo (Infocop, 2018).

Y por supuesto, hablar de la disminución de la calidad de vida en el trastorno bipolar obliga a mencionar el enorme estigma social al que se encuentran sometido las personas que lo padecen. De hecho, un 45% se ha sentido discriminado y rechazado por la sociedad (Infocop, 2018).

Es por ello por lo que no podemos olvidar las enormes consecuencias que trae consigo la estigmatización. Entre ellas, dificulta el auto reconocimiento de la enfermedad, lo cual, a su vez, dificulta la adherencia al tratamiento, aumentando la probabilidad de recaídas y el impacto de la enfermedad en la vida de la persona.

Y por supuesto, en la medida que la persona sufre los efectos de la estigmatización y tiende a ocultarla para huir de la misma, se entorpece el apoyo social y la búsqueda de ayuda. Algo especialmente alarmante, dado que es el apoyo de las personas significativas para el paciente lo que se encuentra asociado a la remisión de la enfermedad sin recaídas (Johnson, Lundstrom, Aberg y Mathé, 2003) y a una mejor calidad de vida (Gutiérrez-Rojas, 2008).

Pese a todo lo mencionado con anterioridad, las consecuencias negativas expuestas pueden subsanarse, y que las personas que padecen la enfermedad tengan una vida normal. Para ello, además del tratamiento farmacológico, las intervenciones psicoterapéuticas y psicoeducativas destinadas a los pacientes y a la familia, se muestran indispensables para adquirir destrezas en la prevención de recaídas y autocuidado, y mejorar el impacto de la enfermedad en la vida del paciente (Holmgren et al.,2005).

Y por supuesto, se hace necesaria la sensibilización de la sociedad y de los medios de comunicación, para que seamos capaces de detectar y apoyar a los que sufren esta patología, siempre teniendo en cuenta que “el trastorno bipolar es una circunstancia en la vida de una persona, nunca su esencia” (Guadalupe Morales, directora de la Fundación Mundo Bipolar).

LAURA HARTO LÓPEZ.

Psicóloga en Practicas de Master.

ALTERNATIVAS DE OCIO SALUDABLE PARA ESTE VERANO

Ya está aquí el verano, sinónimo de descanso, fiesta y disfrute. Como bien sabemos, en estas fechas está normalizado el consumo de alcohol, e incluso hay quienes aprovechan las vacaciones para permitirse elevar dicho consumo a cantidades que resultan peligrosas. El alcohol está tan normalizado socialmente que parece impensable imaginar una tarde de verano con los amigos sin un par de cervezas y sus correspondientes tapas. Esto es porque asociamos alcohol con diversión, lo que resulta bastante alejado de la realidad.

¿Es posible pasarlo bien en las vacaciones de verano sin consumir alcohol? La respuesta es un rotundo SÍ. Read more

EL RESPETO POR LA DIVERSIDAD: UNA TAREA PENDIENTE

A pesar de que durante los últimos años la transexualidad se ha convertido en un fenómeno cada vez más común, en la actualidad, continúa siendo un tema tabú que genera gran controversia, estigmatización y rechazo.

La falta de conocimiento con respecto a la transexualidad o personas transgénero se traduce a menudo en prejuicios y creencias erróneas que generan gran discriminación.

Durante años se ha asociado la transexualidad con el padecimiento de una enfermedad mental, con la homosexualidad reprimida o con las prácticas de crianza que han recibido por parte de sus padres. Igualmente, algunos incluso afirman que lo que les ocurre a estas personas es que les gusta ir disfrazadas, confundiéndose así la transexualidad con el travestismo.

Por ello, nos gustaría dedicar este blog a explicar detenidamente qué es la transexualidad, cuáles son las dificultades a las que las personas transexuales deben hacer frente y cómo podemos contribuir a disminuir el estigma y el sufrimiento asociado al mismo. Read more

LAS EMOCIONES EN LOS PROBLEMAS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Recientes investigaciones hablan de que uno de los factores con mayor peso para la predisposición a los trastornos de la conducta de alimentación (TCA), así como para la resistencia al cambio, son las dificultades en el manejo de las emociones: como son la dificultad para el reconocimiento de las emociones y la inadecuada regulación de las mismas (Calvo Sagardoy, 2013).

Read more

NUEVAS FORMAS DE RELACIÓN, EL POLIAMOR.

NUEVAS FORMAS DE RELACIÓN, EL POLIAMOR.

Hasta el momento, la monogamia ha sido considerada como el principal modelo de relación, el más aceptado socialmente. Sin embargo, en la actualidad existen otras muchas formas de relación, que son igual de lícitas que las relaciones monógamas, pero que suelen ser criticadas y rechazadas.

Empecemos primero por aclarar qué es una relación monógama. Una relación monógama es toda relación en la que ambos miembros de la pareja deciden no mantener relaciones románticas y/o sexuales con otras personas. De lo contrario, se trataría de una relación no monógama (Conley et al, 2013, como se citó en Cohen, 2016).

Dentro de las relaciones no monógamas, también llamadas alternativas, existen varios tipos. Destacan las relaciones abiertas, el poliamor y el “swinging” o intercambio de parejas (Cohen, 2016). Una relación abierta es aquella en la que ambos miembros de la pareja han llegado al acuerdo de que pueden mantener relaciones sexuales con otras personas, pero la unión más fuerte sigue siendo la de los dos miembros que conforman la pareja principal (Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015).  En el caso del intercambio de parejas, este consiste en la práctica de sexo de una pareja con los miembros de otra (Bairstow, 2017; Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015). Por último, el poliamor es una forma de relacionarse que plantea la posibilidad de poder querer a más de una persona a la vez y mantener una relación afectivo-sexual con más de una persona (Bairstow, 2017; Barker y Langdridge, 2010, como se citó en Barker y Berry, 2014; Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015). En este caso, no tiene por qué existir una relación más íntima o cercana que las demás, sino que todas pueden estar al mismo nivel.

Cohen (2016) realizó un estudio con personas que mantenían relaciones no monógamas y observó que la gran mayoría de ellas se sentía juzgada por mantener este tipo de relación, ya que el modelo predominante de relación en nuestra sociedad es el monógamo y todo lo que se salga de lo normativo, es rechazado. Es más, en otro estudio se llegó a la conclusión de que entre un 25-30% de pacientes que acuden a terapia y tienen una relación no monógama no se lo dirían a su terapeuta por miedo a ser juzgados (Sprott y Randall, 2015; Weber, 2002, como se citó en Cannon, Davison, Randall, Sprott y Witherspoon, 2017).

En todo tipo de relaciones, pero sobre todo en las relaciones no monógamas, es especialmente importante que la pareja principal negocie una serie de normas que van a guiar su forma de relacionarse y comunicarse. Es decir, deben decidir qué es fundamental que se cuenten, qué tipo de relaciones pueden establecer con otras personas, con qué frecuencia… (Zimmerman, 2012). Estas normas pueden cambiar a lo largo de la relación, porque las personas que la forman van cambiando con el paso del tiempo y sus necesidades o deseos pueden cambiar con ellos. Es más, los problemas suelen aparecer cuando las personas que forman la pareja cambian, así como sus necesidades, pero se siguen relacionando de la misma manera, sin poder adaptarse a las nuevas circunstancias (Bairstow, 2017).

A la hora de trabajar en terapia con parejas no monógamas, es muy importante que los terapeutas por un lado nos informemos sobre este tipo de relaciones y sus principales características (Bairstow, 2017) y, por otro lado, identifiquemos los posibles prejuicios que podamos tener sobre este tipo de relaciones, ya que influirán negativamente en la terapia (Bairstow, 2017). Es decir, es muy importante que tengamos en mente que la monogamia es un concepto que hemos construido como sociedad y que se considera como la forma normal de relacionarse en pareja, pero hay que tener en cuenta que no es la única manera hacerlo (Zimmerman, 2012).

A fin de cuentas, lo que hace que una relación de pareja sea adecuada o no es la satisfacción que los miembros de dicha pareja experimentan en ella, y no si es monógama o no monógama. Existen tantas alternativas de pareja como personas y es importante entender que cada relación de pareja es única porque está compuesta por miembros únicos, con características y necesidades específicas.

 

Referencias

Bairstow, A. (2017). Couples exploring non-monogamy: guidelines for therapists. Journal of sex and marital therapy, 43 (4), 343-353.
Barker, M. y Berry, M.D. (2014). Extraordinary interventions for extraordinary clients: existential sex therapy and open non-monogamy. Sexual and relationship therapy, 29 (1), 21-30.
Cannon, N., Davison, K., Randall, A., Sprott, R.A. y Witherspoon, R.G. (2017). Alternative or nontraditional sexualities and therapy: a case report. Journal of clinical psychology: in session, 73 (8), 929-937.
Cohen, M. (2016). An exploratory study of individuals in non- traditional, alternative relationships: ¿how “open” are we? Sexuality and culture, 20, 295-315.
Hjelmstad, L.R., McCoy, M.A., Ross, D.B. y Stinson, M. A. (2015). Who’s in our clients´ bed? A case illustration of sex therapy with a polyamorous couple. Journal of sex and marital therapy, 41 (2), 134-144.
Zimmerman, K. J. (2012). Clients in sexually open relationships: considerations for therapists. Journal of feminist family therapy, 24, 272- 289.

 

Andrea Caballero Bragado

Psicóloga general sanitaria y terapeuta familiar sistémica

San Valentín y los Mitos del Amor Romántico

San Valentín y los Mitos del Amor Romántico

Cada 14 de febrero la publicidad, los comercios y tu bandeja de entrada se llenan de colores rojo y rosa, de corazones y de amor, amor y amor.

Todos los anuncios repiten la misma palabra sin cesar y el all you need is love de los Beatles se convierte en la banda sonora de estos días y todo para que encuentres el regalo perfecto para tu pareja, esa que debe ser única, por la que debes darlo todo, a la que debes fidelidad infinita y por la que tendrías que renunciar a lo más sagrado si se diese el caso, porque es única y sin ella no eres nadie.

Vamos, que para vendernos sus productos se agarran a los llamados “mitos del amor romántico” popularizados por Gustavo Adolfo Bécquer en el siglo XIX  y que hemos ido manteniendo a lo largo de los años a través de los medios de comunicación, los cuentos infantiles, el cine, las canciones o incluso la religión, haciéndonos pensar que el amor, para que sea de verdad, sólo puede ser así… y entonces acabamos suspiramos para que llegue el ser que te complete.

 

Sin embargo, el propio creador de una de las canciones más utilizadas estos días, John Lennon, dijo algo así: “Nos hicieron creer que el “gran amor”, sólo sucede una vez. Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y que la vida solo tiene sentido si encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.”

No nos contaron que estas fórmulas nos frustran, son alienantes, y que el amor es más extenso y complejo que el amor de pareja.

A causa de estos mitos sobre el amor romántico, le damos a la emoción más humana una exigencia inmerecida y a causa de esto, llegan a terapia numerosas personas con un gran malestar caracterizado por: trastornos de ansiedad por separación, dependencia emocional (que no es otra cosa que una adicción patológica a la pareja), una autoestima baja por no haber conseguido que lo que se supone de una relación o en el peor de lo casos, personas que caen en una relación tóxica, de celos e incluso violenta de la que es difícil salir.

La terapia se centra en revisar la forma en la que hemos aprendido a querer. Este aprendizaje que hacemos en la primera infancia, lo denominamos apego, La teoría del apego (Bowlby, 1973) ha demostrado que los llamados “primeros vínculos” son de crucial importancia en la vida, puesto que pueden ser determinantes en el establecimiento de relaciones personales posteriores.

 

Así, es importante ayudar a nuestros pacientes a reescribir sus experiencias de apego para que éste se torne seguro de manera que se pueda estar abierto a relaciones saludables, sean del tipo que sean, también con una misma.

Porque el amor, lo vivas como lo vivas no es cuestión de naranjas ni dueños, se parece más a caminar en paralelo y libres.

 

Sarai Fernández

BIPOLARIDAD..

Hace unos días, murió una de las deportistas más importantes de nuestro país: Blanca Fernández Ochoa. La enfermedad …

Adolescentes y Juegos de azar

Como es lógico, en nuestro país está prohibida la publicidad de drogas ilegales, pero también está prohibida la publicidad …

ALTERNATIVAS DE OCIO SALUDABLE PARA ESTE VERANO

Ya está aquí el verano, sinónimo de descanso, fiesta y disfrute. Como bien sabemos, en estas fechas está normalizado …