Categoría: Familia

Mi hijo me pega (Parte 1)

Mi hijo me pega - Vínculo PsicoterapiaEs una frase que flota en muchos hogares pero que no sale de la boca del padre ni mucho menos de la madre. Es una realidad que existe pero que cuesta muchísimo reconocer. Toda la familia lo vive con una vergüenza tal, que se ven incapaces de pedir ayuda. Comienzan a dar vueltas en la cabeza a dudas y preguntas: ¿qué hemos hecho mal?, ¿es mi hijo o hija un monstruo?, ¿y si lo hago público y le destrozo la vida?, ¿en realidad es bueno pero tiene arrebatos, descontrol de impulsos?, ¿son las malas compañías?, ¿si su padre y yo nos pasamos el día discutiendo, le ha podido afectar?

No es un problema aislado, es un problema cada vez más frecuente. No se resuelve con más golpes, ni señalando culpables ni poniendo etiquetas. Es un problema familiar, toda la familia debe ponerse manos a la obra para pararlo y dejar de agredirse. Hay muchos tipos de agresiones: está la física, sin duda la más grave (golpes, empujones, escupitajos…) la coercitiva (bloqueos, encierros, hipervigilancia),  los insultos, la crítica constante, la devaluación, incluso la hiperprotección y la imposibilidad de emanciparse, la violencia contra objetos y un largo etcétera que se convierte en el nuevo lenguaje de estas familias. No enseñar a un hijo a ser autónomo de acuerdo a las capacidades propias de cada edad es también una forma de negligencia de graves consecuencias.

Se inicia una escalada, un huracán que toma forma en cuestión de segundos y que no sabemos dónde va a parar ni cuáles son los daños que va a dejar tras su paso. Lo que sí es frecuente que toda la familia (incluido el agresor) se sienta profundamente avergonzado y profundamente culpable (lo exprese o no). A menudo incluso se pide perdón y sin mayores cambios o con un breve período de luna de miel, se vuelve a empezar hasta que el viento de nuevo se arremolina en torno a los pies de todos para prepararse el siguiente huracán y volver a decir en voz baja, mi hijo me pega.

Parece muy obvio pero, si nada cambia, nada cambia. De este infierno se puede salir, se puede ver de otra manera, abrir el foco, ayudar a toda la familia a parar semejante sufrimiento, pero para ello, algo tiene que cambiar y a menudo ya no se puede hacer sin la ayuda de una persona experta. La Terapia Familiar es una herramienta que, con una correcta implicación por parte de todos los miembros de la familia, que no siempre se da el primer día pero se puede ir logrando en las primeras sesiones, puede lograr que en una familia se deje de ejercer la violencia.

Violencia de hijos a padres

 ¿Qué es la violencia Filio-Parental?

 La violencia filio-parental, una de las demandas más habituales en las consultas de psicología en los últimos tiempos.

Es este un tema complejo puesto que es habitual que no se limite a la violencia de hijos a padres sino que se puede extender a los hermanos, que pueda ser del hijo a la madre o que se produzca de padres a hijos en edades tempranas y de hijos a padres a partir de la adolescencia. Intentamos excluir en este análisis la violencia machista en la pareja aunque a veces acompaña la filio-parental. En ese caso, obviamente el abordaje sería otro.

De cualquier manera la VIOLENCIA tanto física como verbal se convierte en moneda de cambio y en un modo de comunicación fallido en muchas familias. Intentemos entenderlo en el siguiente artículo y dar algunas pistas a padres, educadores y clínicos para abordarlo.

En este artículo no abordaremos las consecuencias legales y penales que este problema puede tener para lo cual conviene informarse en las instituciones adecuadas (policía, servicios sociales, etc).

De cualquier manera, se advierte a los clínicos y educadores que la violencia en la familia es un tema acompañado de mucha vergüenza, de muchos sentimientos encontrados y de una intención profunda de que no se sepa fuera de casa por lo cual es habitual que no se recurra a las instituciones y que el tema se esconda hasta que se solicita ayuda psicológica en cuyo caso tampoco se suele confesar desde el principio de las sesiones. Por eso nos conviene estar preparados para detectarlo.

Algunas teorías explicativas

 Según Cirillo, en, familias en las que existe la violencia, se concibe el maltrato como un “intento de resolver conflictos familiares que seguramente se agudiza en puntos del ciclo familiar de mayor tensión como al inicio de la convivencia, ante el nacimiento del primer hijo o cuando los hijos entran en la adolescencia e intentan aumentar su grado de autonomía. Según el autor, detrás de cada acto violento hay un sentimiento de frustración que el terapeuta tiene que lograr encontrar.

Es probable que la violencia sea transgeneracional presente en familias muy rígidas en las que no se educa en la autonomía y en la propia responsabilidad sino en que el control y la motivación siempre vengan de fuera. Se puede sumar el abuso de sustancias, habitualmente alcohol.

La violencia empieza por una frustración para resolver un conflicto y se acaba instrumentalizando para lograr poder.

Fases de la violencia Filio-Parental

  1. Conflicto de pareja agudo, explícito y oscilante.
  2. Inclinación de los hijos hacia uno de ellos, el que adopta el rol de víctima pasiva. Comienzan las dificultades con el rol dominante.
  3. Se genera una hostilidad activa hacia el dominante.
  4. Instrumentalizan la respuesta del niño. Los padres luchan entre ellos a través del hijo: el padre aliado se muestra más permisivo y el padre confrontado más autoritario.
  5. Hay un momento en el que el hijo descubre el juego de los padres y se confronta con los dos.

En el próximo blog,  ¿qué hacer, cómo intervenir? y violencia entre hermanos.

 

Edurne García Corres

 


 

Crianza y apego. Impresiones de una madre psicóloga.

A la hora de hablar de crianza y apego es necesario decir que relación madre-hijo es la relación más importante de la vida de cualquier persona, en eso creo que estaremos de acuerdo, seas madre-psicóloga o no. Y como no quiero generar controversia nada más empezar, aclaro que me refiero a la madre porque es la encargada de la lactancia (cuando esta se lleva a cabo) y suele ser la persona cuidadora del bebe durante los primeros meses/años de vida. También en ocasiones la figura principal de apego puede ser el padre, pero realmente es mucho menos frecuente.

Bueno, en definitiva, la madre es la que biologicamente está designada al cuidado principal del bebé, aunque con los cambios sociales puedan plantearse otros escenarios. A partir de aquí donde ponga madre = cuidador principal del bebé.

Este depende de su madre para sobrevivir. Ella su referente nutritivo a todos los niveles (alimentario, físico y emocional), pero sobre todo en la nutrición del afecto.

El amor es lo más básico para la supervivencia

Pensarás, todos necesitamos comer para sobrevivir, y sin duda es así. Pero como ya demostró Harlow con sus experimentos con monos rhesus en los años 70 (bastante duros para los pobres monos, hay que decir) éstos preferían a las “madres sustitutas” hechas con felpa que no les proporcionaban alimento pero si calor, suavidad  y parece que cierto “consuelo”, frente a las madres de alambre que podían suministrar alimento.

El amor, la relación es lo más básico para la supervivencia, esa relación suave, caliente, acogedora y generadora de confianza es más importante que el alimento ante la disponibilidad de ambas cosas.

Incluso cuando los monos se acercaban a la madre de metal para alimentarse intentaban no soltar del todo a la madre de felpa….Si veis las imágenes no me extraña nada, porque la madre sustituta de metal da mucho miedo.

Las necesidades de una madre en la crianza.

Soy madre de 2 niñas, por supuesto son mis pequeños grandes tesoros y se lo demuestro con todo mi amor y dedicación.

Nuestra relación será un modelo para ellas en su forma de vivir y comportarse con el resto de las personas  con las que se relacionen, así como en su manera de interpretarse a si mismas y la realidad presente y/o futura. Igualmente representará su primer aprendizaje para muchas  otras cosas.

En este marco de referencia mis necesidades son  importantes, como me sienta yo con su crianza, sus idas y venidas, sus enfermedades, malas noches, rabietas, disgustos, días que no comen, etc…también son muy importantes en esa relación. Para mi es importante y  muy necesario ser consciente de cómo me siento, estar conectada con cómo vivo todos esos lances, donde está el límite y cuando tengo que pedir ayuda, respiro, retirarme o pedir auxilio….

 

stressed young woman doing many tasks while holding a crying baby

 

Las necesidades de la madre TAMBIÉN SON MUY IMPORTANTES, aunque suene políticamente incorrecto en este momento en el que los modelo llamados de “crianza con apego” están en boca de todos los padres. Lo único importante no es el bebé. Y también por que lo que sienta yo tendrá un reflejo en mis hijas

En alguna ocasión, en los grupos de crianza que sigo me sorprendo leyendo como ante la petición de una madre sobrepasada, que no puede más por que su hijo no la deja ni ducharse 2 minutos la respuesta de las madres es decirle “que tenga paciencia, que su hijo no la necesitará igual siempre…”  pero ¡Esa madre ya ha tirado de toda su paciencia! Probablemente sabe lo que necesita si se para a pensarlo un poco, pero necesita el apoyo de otras madres para hacerlo sin sentir que sus necesidades no la convierten en mala madre. Necesita dormir, ducharse tranquila, quedar con una amiga o caminar un rato sola por la calle…y después de unas horas volver con su hijo a disfrutar plenamente de la maternidad.

La educación. Los padres como modelo

Iconos de concepto de familia

 

Somos el modelo de autorregulación emocional de ese niño, el modelo del sentir con los otros, no podemos hacerle creer que sus necesidades se impondrán siempre a cualquier coste de las de su madre… Sería muy injusto para ellos porque lo también necesitan una guía para saber conducirse emocionalmente y nuestra labor es acompañarles desde el amor, pero también desde la contención.

En algunas ocasiones la solución pasa por implicar más al padre, en el modelo de crianza, en el apoyo a la madre o, lo más importante a mi modo de ver, en configurar un modelo de crianza en sintonía con cómo son ellos(los dos), y qué necesitan como familia. Esta será una tarea complicada, un reto a abordar como pareja pero de su éxito dependerán considerablemente el futuro de ese niño.

 

 

ESTILOS EDUCATIVOS PARENTALES Y AUTOESTIMA

ESTILOS EDUCATIVOS PARENTALES Y AUTOCONCEPTO INFANTIL Durante los últimos años se ha producido un incremento notable de …

terapia humanista madrid

TERAPIA HUMANISTA Y EMOCIONES

EL MAPA DE LAS EMOCIONES Y LA TERAPIA HUMANISTA   ¡En pleno verano y casi vacaciones! Para muchos, las vacaciones son …

psicólogos especialistas trastorno personalidad limite

TRASTORNO DE PERSONALIDAD LIMITE Y MENTALIZACION

TÉRMINOS IMPORTANTES EN PSICOLOGÍA  Y TRASTORNO DE PERSONALIDAD LIMITE   La mentalización según Fonagy (2016) es “una …