Blog

¡Sigue nuestras entradas en el Blog! ¡Mejora tu calidad de vida!

Salir del TCA

Reflexión de una paciente sobre su TCA

“Realmente, no sé cómo aparecí, pero supongo que ocurrió hace mucho tiempo, y que fui una especie de respuesta a las malas emociones y a los malos sentimientos que experimentaba (y experimenta) Marta: miedo, ansiedad, soledad, inseguridad, falta de protección, vergüenza, culpabilidad…. De alguna manera, ella nunca aprendió a enfrentar esas emociones, a comunicarlas, a darles un lugar, un tiempo o una función, y para huir de ellas, calmarlas o hacerlas desaparecer momentáneamente, estoy yo.

Siempre he estado ahí cuando las personas le han fallado o la han decepcionado. Es más, si estoy yo o está conmigo no necesita ni quiere a la gente. Sé que yo no sirvo para sustituir a ningún ser humano, pero para eso juego con la mente de Marta: antes de que me deje tomar el mando por completo, la tiento y le hago fantasear con las sensaciones placenteras y anestesiantes que la invadirán cuando me ceda el control, o mejor dicho, el descontrol.

No creo que Marta sea cobarde. Creo que hemos pasado demasiado tiempo juntas y nunca se ha planteado que exista una vida sin mí, no la conoce y no se conoce sin mí. Con todo, yo también sé defenderme y reclamar mi espacio. Cuando se acerca un acontecimiento importante que supone una amenaza porque puede provocar que Marta piense que no me necesita,  yo aparezco y le recuerdo que sí, que siempre hemos estado juntas y ella no es ella sin mí, que no sabe pasar el día sin que yo la ayude a hacerlo porque yo soy la única que sabe generarle una mínima satisfacción. Para bien y para mal, ha llegado hasta donde ha llegado conmigo. Eso no se olvida fácilmente.

He ido evolucionando con Marta desde su infancia en Santiago (mala introducción a los alimentos, querencia especial por algunos y náuseas al comer otros, inclinación por las chucherías…), su adolescencia en Cantabria (compra de grandes cantidades de chucherías), los años de carrera y su primer trabajo (desmadres con la comida y el alcohol constantes, consumo de una cajetilla de tabaco diaria o cada dos días, dieta muy restrictiva y pérdida de 15 kilos en menos de un año, primeros vómitos) y su mudanza y vida independiente en Madrid (descontrol absoluto de horarios y comidas, atracones, vómitos y borracheras que suceden alternativamente pero de manera constante). Tengo acumulados tantos momentos, escenas y situaciones como para chantajear a Marta cada vez que piensa en abandonarme. Y siempre me salgo con la mía. Soy el espejo de su baja autoestima”.

Qué complicado es deshacerse de aquellas cosas que nos acompañan durante largo tiempo, y sobre todo, de algo que permite no mirar a aquello que hace daño…. Como nos explica Marta, el TCA es algo que se apodera de sí misma, toma decisiones por ella y llega a agobiarla hasta no poder más. Pero sin embargo, gracias a la terapia y a la fuerza que llevan dentro, hay personas como Marta que un día levantan la cabeza, miran a su alrededor y descubren que es hora de desprenderse de ese peso.

Y entonces, empieza un camino difícil, en que el que toca mirar al pasado, decidir sobre el presente y apuntar al futuro, en el que toca hacerse preguntas y emprender cambios, y en el que, sobre todo, toca dejar atrás esos síntomas que han estado tan cerca de una misma. Y ya sabéis, que desprenderse de aquello que ha formado parte de tu vida durante mucho tiempo y que en su momento, le ayudó a manejar emociones difíciles, es complicado…  y que incluso, dejar atrás esa “anestesia” de la que nos hablaba Marta, puede doler.

Pero, sin embargo, una vez batallados todos los fantasmas y encontrado respuestas, personas como Marta son capaces de dejar a un lado la enfermedad… Y entonces, la “anestesia” ya no les hace falta, el descontrol puede cambiarse por tener la vida que les gusta, y empiezan a ser dueñas de su propia vida.

Por ello, la terapia es el medio fundamental para batallar con la enfermedad y dar luz a lo que estaba oscuro. Y por supuesto, desde Vínculo queremos recordarte que estamos aquí para ayudarte en el camino.

Y a ti, Marta, gracias por demostrarnos que sí se puede.

Laura Harto.

Psicóloga en Prácticas de Master

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *