Blog

¡Sigue nuestras entradas en el Blog! ¡Mejora tu calidad de vida!

¿Como buscar un terapeuta?

Cuando tomamos la decisión de empezar una terapia psicológica por primera vez, es un momento no exento de dudas y miedos para cualquier persona, ya que supone exponerse íntimamente con una persona que inicialmente no conocemos de nada. Es común que pensemos que nadie nos va a entender o que nuestro problema en realidad no es para tanto. Por ello, es importante que invirtamos tiempo en buscar un psicólogo que se adecue a nuestras necesidades.

La psicología abarca múltiples áreas; esto ha llevado a los profesionales a enfocarse y especializarse en asuntos concretos, para poder dar la mejor atención posible a quien la necesite. Para empezar, es recomendable buscar psicólogos o centros de psicología especializados en la problemática o asunto que se quiera llevar a terapia.

La terapia es un proceso que implica abrir un poco nuestra intimidad y dejar que nos ayuden. Esto a veces resulta difícil y doloroso. Es importante sentir que el terapeuta escucha, recoge y devuelve, sin invadir un espacio que igual no se quiere abrir en ese momento.

 

¿Qué factores hay que tener en cuenta a la hora de buscar atención psicológica?

  • Terapeuta: las características del psicólogo van a influir en nuestra elección. Hay personas que, por motivos personales o directamente relacionados con su problema van a preferir un terapeuta hombre o mujer, joven o mayor. A veces, puede pasar que no conectemos bien con el terapeuta. Puede ocurrir por múltiples razones que atañan al terapeuta o a la propia historia personal del paciente. A veces simplemente puede que el terapeuta no te caiga bien; no tienes que sentirte mal por ello, puede ocurrir y estás en tu derecho de cambiar hasta encontrar uno con el que te sientas bien al completo. Esto siempre ayudará a que la terapia funcione mejor. Otro factor relacionado con el terapeuta es su manera de llevar la terapia: cercanía física, rapidez, directividad, etc.
  • Corriente psicológica: en psicología existen muchas corrientes; quizás la más conocida es la Cognitivo-Conductual, pero hoy en día ya es más frecuente encontrar centros que siguen corrientes como la Humanista o la Sistémica. Es importante que antes de elegir psicólogo nos informemos sobre la corriente que sigue en sus tratamientos, porque no todas las corrientes van bien con todo el mundo. Por otro lado, hay muchos centros que mezclan corrientes y técnicas para adaptarse mejor al paciente, como en Vínculo, dónde tenemos una visión integradora desde la base de comprensión Sistémica. De cualquier forma, siempre es recomendable concertar una cita antes de iniciar terapia para informarnos de la forma que tiene el centro de llevar el tratamiento y ver si encaja con nosotros.
  • Empatía: puede que parezca un factor obvio a la hora de elegir psicólogo, pero resulta fundamental que nos sintamos comprendidos incondicionalmente por quien nos va a ayudar.
  • Logística: al elegir un psicólogo quizás debamos también fijarnos en aspectos como la cercanía al centro, la posibilidad de terapia vía teléfono, los horarios disponibles, los precios y descuentos aplicables, etc. Se trata, en definitiva, de iniciar un proceso terapéutico que se pueda adaptar a nuestra rutina.

Quizás, lo más importante a la hora de elegir psicólogo es todo lo que nos dice nuestra intuición. Es decir, todo lo que nos trasmita el terapeuta y lo que sintamos estando con él. Es posible que un determinado terapeuta cumpla con todo lo que nos hemos planteado, pero que emocionalmente no encajemos. También ocurre en la otra dirección, es posible que nos neguemos en un primer momento a trabajar con un psicólogo de determinada corriente y que luego nos llevemos la sorpresa y conectemos bien. Todo es hablar y analizar lo sucede. A veces darse 2 o 3 sesiones para ver cómo evolucionan.

Cuando iniciamos una terapia es muy importante que nos sintamos cómodos, seguros y tranquilos tras pasar los primeros momentos inevitablemente tensos de romper el hielo. En Vínculo intentamos que las personas que vienen a vernos, desde la confianza de que podemos ayudarles, se sientan así “Como en casa”, desde el respeto a lo que necesita cada uno en cada momento concreto.

Es probable que no lo consigamos siempre, pero desde luego siempre intentamos que así sea.

Karen Acuña

Psicóloga en prácticas de Máster

 

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *