Blog

¡Sigue nuestras entradas en el Blog! ¡Mejora tu calidad de vida!

LA IDENTIDAD EN LOS ADOLESCENTES

LA ADOLESCENCIA O CÓMO FAVORECER LA IDENTIDAD DE NUESTROS HIJOS

La adolescencia es una etapa muy importante para el desarrollo psicológico de nuestros hijos, en la que van a tener que hacer frente a uno de los hitos más importantes del ciclo evolutivo: desarrollar su propia identidad.

Para conseguirlo, van a tener que encontrar un equilibrio entre 1) el funcionamiento emocional y el intelectual y 2) la intimidad y la autonomía en las relaciones (Bowen, 1978). Es decir, que tendrán que, por una parte, desarrollar la habilidad para distinguir los pensamientos de las emociones, siendo capaces de decidir en base a cuál de ellos actúan y, por otra parte, desarrollar la capacidad para equilibrar entre la intimidad con los otros y la dependencia de ellos.

Para desarrollar estas complejas tareas, necesitarán de la base segura que supone su familia, aunque a lo mejor no encuentren la mejor manera de demostrarlo.

Read more

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS

La importancia de los hábitos alimentarios en los niños.

Suele ser frecuente encontrar en las conversaciones cotidianas entre madres y padres la preocupación de éstos ante cómo y qué comen sus hijos. Muchos padres recordarán sentirse “víctimas” de las espinacas cuando eran niños, y pasaban horas sentados delante de un plato que no parecía vaciarse ante las miradas expectantes de sus madres que amenazaban con servirlas en el desayuno del día siguiente.

Pues bien, parte de la explicación para algo tan frecuente como que un niño sienta predilección por unas golosinas o una crema de cacao, antes que por una zanahoria o un tomate, la tiene las predisposiciones genéticas que aseguraban la supervivencia de los seres humanos hace miles de años.

Read more

LA ESCUCHA ACTIVA

LA ESCUCHA ACTIVA

Sin duda, la comunicación es una necesidad básica de los seres humanos. De hecho, dedicamos una gran parte de nuestra vida a comunicar a los demás lo que vivimos, lo que sentimos y lo que sabemos. Pero la forma en que lo hacemos tiene un impacto fundamental en la calidad de las relaciones que establecemos y en nuestro propio bienestar emocional: la capacidad para comunicarse es una competencia fundamental en cualquier faceta de nuestra vida.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que comunicar no es solo hablar, sino también escuchar.

¿Quieres saber cómo puedes escuchar correctamente? Te mostramos a continuación los aspectos indispensables para conseguirlo.

Read more

¿QUÉ SE TRABAJA CON PERSONAS QUE PADECEN TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA?

¿QUÉ SE TRABAJA CON PERSONAS QUE PADECEN TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA?

 

¿Sabías que uno de los trastornos más prevalentes de nuestro tiempo tiene que ver con la comida?

Los trastornos de la conducta alimentaria siguen siendo uno de los más prevalentes del siglo XXI, de hecho, el Plan de Salud (2013-2018) considera en 5º puesto estos trastornos como “trastornos y problemas relevantes en salud mental” por lo que merecen una especial atención y desde aquí os queríamos mostrar como es un tratamiento psicoterapéutico de los trastornos alimentarios. Una propuesta de Natalia Seijo, psicóloga especialista en trastornos alimentarios, psicosomática médica, trauma complejo, apego y disociación, con una experiencia de más de 20 años y las similitudes en el Centro de Psicoterapia Vínculo.

Desde Vínculo se trabaja desde un enfoque relacional y sistémico, se trata de ayudar a las personas a sobreponerse a sus problemas con la imagen y la comida, pero sin perder de vista cual es la raíz del problema, que tiene más que ver con no sentir la capacidad para enfrentarse de forma saludable a los obstáculos de la vida cotidiana, suelen esconder problemas de confianza y autoestima que dificultan importantes áreas de la vida de estas personas, como pueda ser la social o la laboral. Read more

El riesgo y la sensación de invencibilidad en los niños y adolescentes

El riesgo y la sensación de invencibilidad en los niños y adolescentes.

 

A raíz de la reciente noticia sobre un niño de 14 años fallecido en un circuito de competición de motos, se abre el debate sobre si los niños, que empiezan en este tipo de competiciones a los 10 años, están preparados realmente para asumir estas conductas de riesgo; debido, sobre todo, a que a esta edad el cerebro aún no está desarrollado del todo, lo que implica que  la percepción de riesgo no se ha desarrollado de forma adulta y la  impulsividad y la sensación de ser invencible e invulnerable son características distintivas del cerebro del niño y del adolescente.

Read more

El ciclo ovulatorio, regulación emocional y salud femenina

El ciclo ovulatorio, regulación emocional y salud femenina.

Era sé una vez una niña a la que el día de reyes le bajó por primera vez su regla (menarquia). ¡Estupendo regalo!, -pensó-, cuando escuchó aquello de “mi niña ya es mujer”, como si una no hubiese nacido ya siéndolo. Al menos, tuvo la suerte de vivir rodeada de mujeres a las que no les daba pudor hablar de su menstruación, así que ya sabía que la famosa “regla” ni era de color azul, ni totalmente líquida y que, a partir de ahora, una vez al mes expulsaría un óvulo no fecundado  pero eso no significaría ni que estuviese “mala”, aunque a veces doliese ( y mucho), ni vendría una tía que no conocía de nada a visitarla (¡qué intromisión!).

 

Si, como esta niña, has tenido la suerte de que la menstruación no sea un tabú, como ha sido hasta hace no mucho para la sociedad, -es con el despertar del feminismo cuando empieza a hacerse visible- habrás sido tu propio sujeto de observación y habrás hecho de tu ciclo un estudio de caso único, apuntado síntomas cada mes y observado como reaccionas en “esos días” (otro término peyorativo más). ¿Pero sabemos como funciona nuestro ciclo menstrual y su importancia con respecto a nuestras emociones?

 

La producción hormonal experimenta muchos cambios que, desde el punto de vista psicológico, tienen relación con nuestras emociones. Durante el ciclo se diferencian cuatro fases: la menstruación, fase folicular, ovulación y fase lútea. Durante la fase folicular (fase premenstrual) se produce una bajada de estrógenos, hormona que afecta a la excitabilidad, estimulación y tonificación del sistema nervioso. Además, el estrógeno también incrementa los niveles de neurotransmisores en el cerebro; químicos que incluyen endorfinas, encefalinas y serotonina, y que nos ayudan a sentirnos bien. Cuando el estrógeno baja en la segunda parte del ciclo, también lo hacen estas sustancias por lo que es normal tener sentimientos de depresión, ansiedad e irritabilidad.  Paralelamente también disminuyen los niveles de progesterona que al disminuir provoca mayor irritabilidad, exceso de líquidos y problemas de sueño.

 

 

El 75 % de las mujeres se quejan de algún síntoma físico antes de la menstruación, pero hay un subgrupo que, además, informa de humor deprimido o labilidad emocional, mayor irritabilidad, y tensión, lo que hoy se conoce como síndrome disfórico premenstrual. Cuando estos síntomas perturban la vida diaria pasa a llamarse Trastorno Disfórico Premenstrual, calificado así por el DSM-V. (European Journal of Obstetrics and Gynecology and Reproductive Biology, Volume 156, Issue 1 , 72 – 77)

Lo óptimo, para nosotras, sería conocer cómo funciona nuestro ciclo ovulatorio para interpretar mejor las señales que nuestro cuerpo nos da, conectar con nuestras emociones y así evitar sesgos interpretativos. Además, podríamos sacar más provecho de nuestras potencialidades en cada fase. El ciclo ovulatorio es un signo de salud de las mujeres que debe ser tenido en cuenta de manera biopsicosocial.

 

Sarai Fernández

 

 

NUEVAS FORMAS DE RELACIÓN, EL POLIAMOR.

NUEVAS FORMAS DE RELACIÓN, EL POLIAMOR.

Hasta el momento, la monogamia ha sido considerada como el principal modelo de relación, el más aceptado socialmente. Sin embargo, en la actualidad existen otras muchas formas de relación, que son igual de lícitas que las relaciones monógamas, pero que suelen ser criticadas y rechazadas.

Empecemos primero por aclarar qué es una relación monógama. Una relación monógama es toda relación en la que ambos miembros de la pareja deciden no mantener relaciones románticas y/o sexuales con otras personas. De lo contrario, se trataría de una relación no monógama (Conley et al, 2013, como se citó en Cohen, 2016).

Dentro de las relaciones no monógamas, también llamadas alternativas, existen varios tipos. Destacan las relaciones abiertas, el poliamor y el “swinging” o intercambio de parejas (Cohen, 2016). Una relación abierta es aquella en la que ambos miembros de la pareja han llegado al acuerdo de que pueden mantener relaciones sexuales con otras personas, pero la unión más fuerte sigue siendo la de los dos miembros que conforman la pareja principal (Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015).  En el caso del intercambio de parejas, este consiste en la práctica de sexo de una pareja con los miembros de otra (Bairstow, 2017; Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015). Por último, el poliamor es una forma de relacionarse que plantea la posibilidad de poder querer a más de una persona a la vez y mantener una relación afectivo-sexual con más de una persona (Bairstow, 2017; Barker y Langdridge, 2010, como se citó en Barker y Berry, 2014; Hjelmstad, McCoy, Ross y Stinson, 2015). En este caso, no tiene por qué existir una relación más íntima o cercana que las demás, sino que todas pueden estar al mismo nivel.

Cohen (2016) realizó un estudio con personas que mantenían relaciones no monógamas y observó que la gran mayoría de ellas se sentía juzgada por mantener este tipo de relación, ya que el modelo predominante de relación en nuestra sociedad es el monógamo y todo lo que se salga de lo normativo, es rechazado. Es más, en otro estudio se llegó a la conclusión de que entre un 25-30% de pacientes que acuden a terapia y tienen una relación no monógama no se lo dirían a su terapeuta por miedo a ser juzgados (Sprott y Randall, 2015; Weber, 2002, como se citó en Cannon, Davison, Randall, Sprott y Witherspoon, 2017).

En todo tipo de relaciones, pero sobre todo en las relaciones no monógamas, es especialmente importante que la pareja principal negocie una serie de normas que van a guiar su forma de relacionarse y comunicarse. Es decir, deben decidir qué es fundamental que se cuenten, qué tipo de relaciones pueden establecer con otras personas, con qué frecuencia… (Zimmerman, 2012). Estas normas pueden cambiar a lo largo de la relación, porque las personas que la forman van cambiando con el paso del tiempo y sus necesidades o deseos pueden cambiar con ellos. Es más, los problemas suelen aparecer cuando las personas que forman la pareja cambian, así como sus necesidades, pero se siguen relacionando de la misma manera, sin poder adaptarse a las nuevas circunstancias (Bairstow, 2017).

A la hora de trabajar en terapia con parejas no monógamas, es muy importante que los terapeutas por un lado nos informemos sobre este tipo de relaciones y sus principales características (Bairstow, 2017) y, por otro lado, identifiquemos los posibles prejuicios que podamos tener sobre este tipo de relaciones, ya que influirán negativamente en la terapia (Bairstow, 2017). Es decir, es muy importante que tengamos en mente que la monogamia es un concepto que hemos construido como sociedad y que se considera como la forma normal de relacionarse en pareja, pero hay que tener en cuenta que no es la única manera hacerlo (Zimmerman, 2012).

A fin de cuentas, lo que hace que una relación de pareja sea adecuada o no es la satisfacción que los miembros de dicha pareja experimentan en ella, y no si es monógama o no monógama. Existen tantas alternativas de pareja como personas y es importante entender que cada relación de pareja es única porque está compuesta por miembros únicos, con características y necesidades específicas.

 

Referencias

Bairstow, A. (2017). Couples exploring non-monogamy: guidelines for therapists. Journal of sex and marital therapy, 43 (4), 343-353.
Barker, M. y Berry, M.D. (2014). Extraordinary interventions for extraordinary clients: existential sex therapy and open non-monogamy. Sexual and relationship therapy, 29 (1), 21-30.
Cannon, N., Davison, K., Randall, A., Sprott, R.A. y Witherspoon, R.G. (2017). Alternative or nontraditional sexualities and therapy: a case report. Journal of clinical psychology: in session, 73 (8), 929-937.
Cohen, M. (2016). An exploratory study of individuals in non- traditional, alternative relationships: ¿how “open” are we? Sexuality and culture, 20, 295-315.
Hjelmstad, L.R., McCoy, M.A., Ross, D.B. y Stinson, M. A. (2015). Who’s in our clients´ bed? A case illustration of sex therapy with a polyamorous couple. Journal of sex and marital therapy, 41 (2), 134-144.
Zimmerman, K. J. (2012). Clients in sexually open relationships: considerations for therapists. Journal of feminist family therapy, 24, 272- 289.

 

Andrea Caballero Bragado

Psicóloga general sanitaria y terapeuta familiar sistémica

J. K. Rowling y el universo Harry Potter

J. K. Rowling y el universo Harry Potter

Vuelve a nuestras pantallas la saga de Harry Potter. A los cines, Animales Fantásticos, y a las plataformas digitales las películas del niño mago. Parece que el universo Howarts se va a convertir en un clásico y así esperamos que sea. Somos muy fans de los libros de esa mujer valiente que es J. K. Rowling así como de sus opiniones y su postura ante la vida. Seguimos recomendándoselos a niños y niñas de todas las edades por motivos educativos y terapéuticas.

Decisiones muy complejas y personajes nada fáciles son una de las cosas que definen la historia. La definición del héroe del libro, por ejemplo. Es la primera vez que un héroe no es absoluto, de una pieza, sino poliédrico, ambiguo, humano, al fin y al cabo. Tiene multitud de cualidades, como no, pero también defectos. Según va avanzando la saga, aparecen sus ansias de reconocimiento, su suspicacia y desconfianza con los más cercanos, su autocompasión, su impulsividad por la que muchas veces se equivoca…

Pero es por esos defectos por los que se hace más realista la necesidad de un héroe coral. Sin sus amigos no sería el héroe que es. La inteligencia, sensatez y perspicacia de Hermione Granger, la lealtad y el apoyo casi incondicional de Ron Weasley y toda su familia, los marginados de la clase a los que Harry en muchos casos pertenece, ¿dónde antes se había visto un héroe con gafas?

Respecto a tu lugar en la clase o en cualquier grupo humano, la saga envía un mensaje de cambio muy necesario en los primeros años de nuestra vida en la que lo sentimos todo de manera absoluta e inmutable: unos años estamos arriba, Harry es reconocido y admirado, y otros abajo, a menudo Harry es humillado, denostado o temido, con total naturalidad. Precioso mensaje para todos los niños y adolescentes que son los “freaks” de su clase.

Terapéutico también el manejo de la muerte y el abandono, J.K. Rowling nos plantea un héroe huérfano y no pasa por este hecho de puntillas ni lo trata sólo para incrementar la gloria de Harry, sino que recuerda una y otra vez que Harry lo tiene presente y que no hay nada que lo borre, ni nada que pueda hacerse para cambiarlo, sólo seguir adelante y acompañarse por gente que le quiere.

La historia va más allá y no se queda solo en una visión de su micro mundo sino que lanza una mirada más social. La lucha por la pureza de la sangre alegato antirracista donde los haya, el sometimiento por el miedo, por las ansias de poder, por la amenaza a los seres queridos que tanto recuerda a la última gran guerra mundial. Cómo hay gente que sigue resistiendo a pesar de que todo parezca perdido.

Y por último el feminismo sin hacer alarde de ello porque todo el libro perfila los personajes de manera igualitaria. Tanto chicas como chicos son inteligentes, hábiles, deportistas, valientes, activos y protagonistas de forma indistinta de las aventuras, ¡y del quiditch! ¡Precioso deporte!

No podemos más que agradecer a la autora que nos haga partícipes de su mágico universo y desearle que siga escribiendo.

 

Edurne García Corres

Psicóloga general sanitaria y terapeuta familiar sistémica

Socia fundadora de Centro de Psicoterapia Vínculo

 

 

 

¿Qué SÍ hacer si nos confiesan un abuso sexual o violación?

¿QUÉ HACER, COMO AMIGO, AMIGA O FAMILIAR DE ALGUIEN SI NOS CONFIESA UN ABUSO SEXUAL?

¿Qué debemos hacer si un amigo o familiar nos cuenta que ha sufrido un abuso sexual? Es muy complicado responder de manera adecuada ante una situación tan dura como esta. Por este motivo, la psicóloga estadounidense Aurit Lazerus advierte 7 maneras de responder en estas situaciones que son perjudiciales para la persona que ha sufrido el abuso y, por otro lado, 7 formas de responder que ayudan a la persona a superar el trauma.

 

7 RESPUESTAS SANADORAS: QUÉ HACER

 

3 CONSEJOS ANTES DE HABLAR: 
CONSEJO 1:
 Identifica cualquier sentimiento intenso o sensación que puedas estar sintiendo en el cuerpo. Respira hondo y no te asustes.
CONSEJO 2: Enfócate en la persona que te habla. Piensa en su personalidad y vulnerabilidad antes de responder. Sé cálido, amable y reconfortante.
CONSEJO 3: No trates de tranquilizar a la persona mediante el contacto físico ya que al recordar el trauma sexual, el propio cuerpo se siente vulnerable. Para estas personas, incluso un ligero toque puede sentirse invasivo.

 

  1. En lugar de estar centrado en ti mismo → Enfócate en él/ella:

    Empieza centrándote en lo que la persona siente tras haberte contado su historia. Recuerda que la vergüenza y el terror son reacciones comunes. Trata de sintonizar con lo que la persona está pasando, ayúdala a etiquetar sus emociones para reducir la angustia y haz que se sienta segura hablando de sus emociones.
    Ejemplos: 
    “¿Cómo te sientes al contármelo?”
    “¿Qué estás sintiendo en este momento?”
    “Gracias por decírmelo. Sé que ha sido muy difícil hacerlo.”
    “Es normal que te sientas ansiosa ahora.”

  2. En lugar de negar → Afirma que la violación sexual fue una violación sexual.

    Simplemente llamando violación o abuso sexual a lo que vivió la persona, ya estás ayudándola. Afirma que realmente experimentó algo horrible y trata de usar palabras que haya usado ella antes.
    Ejemplos:
    “Eso fue un abuso. ”
    “Eso es aterrador. ”
    “Fuiste violada. ”
    “Es horrible.”
    “¿Te sientes cómoda si uso la palabra violación, o prefieres que use una palabra diferente?”

  3. En lugar de culpar a la víctima y avergonzarla → Externaliza la culpa y la vergüenza.


    Deja completamente claro que la única persona responsable de la violación es quien la llevó a cabo.
    Ejemplos:
    “He oído que cuando las personas hablan de violaciones sexuales tienden a sentirse avergonzadas, así que quiero que sepas que nada de esto ha sido culpa tuya y que no te estoy juzgando en absoluto “. [Solo di la última parte si en realidad no estás juzgando.]
    “El único responsable es quien te hizo daño.”
    “La excitación biológica y el placer físico NO quieren decir que haya habido consentimiento. Eso no fue no fue consentimiento, fue autoprotección biológica”.

  4. En lugar de restar importancia al impacto → Se testigo del impacto


    Escucha atentamente, mientras le das espacio para respirar. No puedes hacer desaparecer el dolor y no puedes hacer que el pasado sea diferente, pero puedes presenciar el dolor ahora. Cuando eres testigo del dolor, ves la verdad emocional de la persona y puedes empatizar con su experiencia. Cuando acompañas a la persona en su dolor, esto le permite mirar el trauma en lugar de ahogarse en él.
    Ejemplos:
    “Debe haberte impactado de muchas maneras. ¿Quieres contarme cómo?”
    “Tu dolor y tu sufrimiento han sido invisibles durante mucho tiempo.”
    “Tuviste que llevar sola esa carga durante días/meses/años/décadas.”
    “Debe ser difícil confiar en las personas/hombres ahora.”
    “Sé que el trauma sexual puede causar problemas en muchos aspectos diferentes de tu vida.”
    “No siempre se puede predecir cuándo los recuerdos dolorosos aparecerán.”

  5. En lugar de dudar → Confirma


    Insiste en que todas sus reacciones tienen sentido dada su experiencia. Refuerza la narrativa más saludable que está construyendo. Ten en cuenta que puede haber tenido síntomas de trauma durante años antes de que siquiera supiera que lo podía llamar acoso o violación.
    Ejemplos:
    “¡Por supuesto que así es como te sentiste!”
    “¡Por supuesto que reaccionaste así!”
    “No había otra forma de experimentar eso.”
    “Nada de lo que sucedió fue tu culpa, incluso si sientes que sí lo fue.”
    “Tu cuerpo recuerda el trauma y por eso el sexo puede provocarte una gran ansiedad.”
    “Por supuesto que tendrás un ataque de pánico si ves a tu violador en el campus.”

  6. En lugar de decidir la acción por ellos → Decide la acción con ellos


    Ayuda a la persona a sentirse empoderada. Ofrécele la variedad de recursos y el apoyo que te sientas cómodo dándole.
    Ejemplos:
    “Puedes elegir cuándo y a quién se lo dices.”
    “Si decides denunciarlo, iré contigo a la comisaría. Si decides no denunciarlo, te escucharé hablar sobre esto siempre que lo necesites.”
    “Si quieres, puedo ayudarte a mirar los perfiles en línea de los terapeutas y puedo ir contigo a tu primera cita.”
    “Después de hablar, ¿quieres hacer algo que te distraiga o simplemente acurrucarte en casa? ”
    ” Cuando estés lista, me gustaría contarte mis propias experiencias de abusos sexuales.”
    “No tienes que ir a ninguna reunión familiar si tu abusador va a asistir. Si decides hacerlo, ya veremos cómo te puedo apoyar.”

  7. En lugar de desconectar → Participa


    Demuéstrale a la persona tu capacidad para interactuar con ella sobre su dolor emocional. Trata de ser consciente de tus propios límites y necesidades para no ofrecer algo que no puedas dar.
    Ejemplos: 
    “Me parece bien seguir hablando sobre el tema pero no quiero hacerlo si eso te va a resultar agotador y abrumador.”
    “¿Dónde te sientes más seguro?”
    “Quiero escuchar más”.

 

 

Aurit Lazerus

Traducido por Marta Mozas Alonso

Psicóloga General Sanitaria en prácticas en Centro de Psicoterapia Vínculo.

 

San Valentín y los Mitos del Amor Romántico

San Valentín y los Mitos del Amor Romántico

Cada 14 de febrero la publicidad, los comercios y tu bandeja de entrada se llenan de colores rojo y rosa, de corazones y de amor, amor y amor.

Todos los anuncios repiten la misma palabra sin cesar y el all you need is love de los Beatles se convierte en la banda sonora de estos días y todo para que encuentres el regalo perfecto para tu pareja, esa que debe ser única, por la que debes darlo todo, a la que debes fidelidad infinita y por la que tendrías que renunciar a lo más sagrado si se diese el caso, porque es única y sin ella no eres nadie.

Vamos, que para vendernos sus productos se agarran a los llamados “mitos del amor romántico” popularizados por Gustavo Adolfo Bécquer en el siglo XIX  y que hemos ido manteniendo a lo largo de los años a través de los medios de comunicación, los cuentos infantiles, el cine, las canciones o incluso la religión, haciéndonos pensar que el amor, para que sea de verdad, sólo puede ser así… y entonces acabamos suspiramos para que llegue el ser que te complete.

 

Sin embargo, el propio creador de una de las canciones más utilizadas estos días, John Lennon, dijo algo así: “Nos hicieron creer que el “gran amor”, sólo sucede una vez. Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y que la vida solo tiene sentido si encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.”

No nos contaron que estas fórmulas nos frustran, son alienantes, y que el amor es más extenso y complejo que el amor de pareja.

A causa de estos mitos sobre el amor romántico, le damos a la emoción más humana una exigencia inmerecida y a causa de esto, llegan a terapia numerosas personas con un gran malestar caracterizado por: trastornos de ansiedad por separación, dependencia emocional (que no es otra cosa que una adicción patológica a la pareja), una autoestima baja por no haber conseguido que lo que se supone de una relación o en el peor de lo casos, personas que caen en una relación tóxica, de celos e incluso violenta de la que es difícil salir.

La terapia se centra en revisar la forma en la que hemos aprendido a querer. Este aprendizaje que hacemos en la primera infancia, lo denominamos apego, La teoría del apego (Bowlby, 1973) ha demostrado que los llamados “primeros vínculos” son de crucial importancia en la vida, puesto que pueden ser determinantes en el establecimiento de relaciones personales posteriores.

 

Así, es importante ayudar a nuestros pacientes a reescribir sus experiencias de apego para que éste se torne seguro de manera que se pueda estar abierto a relaciones saludables, sean del tipo que sean, también con una misma.

Porque el amor, lo vivas como lo vivas no es cuestión de naranjas ni dueños, se parece más a caminar en paralelo y libres.

 

Sarai Fernández

LA IDENTIDAD EN LOS ADOLESCENTES

LA ADOLESCENCIA O CÓMO FAVORECER LA IDENTIDAD DE NUESTROS HIJOS La adolescencia es una etapa muy importante para el desarrollo …

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS La importancia de los hábitos alimentarios en los niños. Suele ser frecuente encontrar en las …

LA ESCUCHA ACTIVA

LA ESCUCHA ACTIVA Sin duda, la comunicación es una necesidad básica de los seres humanos. De hecho, dedicamos una gran …