Categoría: Familia

LA IDENTIDAD EN LOS ADOLESCENTES

LA ADOLESCENCIA O CÓMO FAVORECER LA IDENTIDAD DE NUESTROS HIJOS

La adolescencia es una etapa muy importante para el desarrollo psicológico de nuestros hijos, en la que van a tener que hacer frente a uno de los hitos más importantes del ciclo evolutivo: desarrollar su propia identidad.

Para conseguirlo, van a tener que encontrar un equilibrio entre 1) el funcionamiento emocional y el intelectual y 2) la intimidad y la autonomía en las relaciones (Bowen, 1978). Es decir, que tendrán que, por una parte, desarrollar la habilidad para distinguir los pensamientos de las emociones, siendo capaces de decidir en base a cuál de ellos actúan y, por otra parte, desarrollar la capacidad para equilibrar entre la intimidad con los otros y la dependencia de ellos.

Para desarrollar estas complejas tareas, necesitarán de la base segura que supone su familia, aunque a lo mejor no encuentren la mejor manera de demostrarlo.

Read more

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS

La importancia de los hábitos alimentarios en los niños.

Suele ser frecuente encontrar en las conversaciones cotidianas entre madres y padres la preocupación de éstos ante cómo y qué comen sus hijos. Muchos padres recordarán sentirse “víctimas” de las espinacas cuando eran niños, y pasaban horas sentados delante de un plato que no parecía vaciarse ante las miradas expectantes de sus madres que amenazaban con servirlas en el desayuno del día siguiente.

Pues bien, parte de la explicación para algo tan frecuente como que un niño sienta predilección por unas golosinas o una crema de cacao, antes que por una zanahoria o un tomate, la tiene las predisposiciones genéticas que aseguraban la supervivencia de los seres humanos hace miles de años.

Read more

J. K. Rowling y el universo Harry Potter

J. K. Rowling y el universo Harry Potter

Vuelve a nuestras pantallas la saga de Harry Potter. A los cines, Animales Fantásticos, y a las plataformas digitales las películas del niño mago. Parece que el universo Howarts se va a convertir en un clásico y así esperamos que sea. Somos muy fans de los libros de esa mujer valiente que es J. K. Rowling así como de sus opiniones y su postura ante la vida. Seguimos recomendándoselos a niños y niñas de todas las edades por motivos educativos y terapéuticas.

Decisiones muy complejas y personajes nada fáciles son una de las cosas que definen la historia. La definición del héroe del libro, por ejemplo. Es la primera vez que un héroe no es absoluto, de una pieza, sino poliédrico, ambiguo, humano, al fin y al cabo. Tiene multitud de cualidades, como no, pero también defectos. Según va avanzando la saga, aparecen sus ansias de reconocimiento, su suspicacia y desconfianza con los más cercanos, su autocompasión, su impulsividad por la que muchas veces se equivoca…

Pero es por esos defectos por los que se hace más realista la necesidad de un héroe coral. Sin sus amigos no sería el héroe que es. La inteligencia, sensatez y perspicacia de Hermione Granger, la lealtad y el apoyo casi incondicional de Ron Weasley y toda su familia, los marginados de la clase a los que Harry en muchos casos pertenece, ¿dónde antes se había visto un héroe con gafas?

Respecto a tu lugar en la clase o en cualquier grupo humano, la saga envía un mensaje de cambio muy necesario en los primeros años de nuestra vida en la que lo sentimos todo de manera absoluta e inmutable: unos años estamos arriba, Harry es reconocido y admirado, y otros abajo, a menudo Harry es humillado, denostado o temido, con total naturalidad. Precioso mensaje para todos los niños y adolescentes que son los “freaks” de su clase.

Terapéutico también el manejo de la muerte y el abandono, J.K. Rowling nos plantea un héroe huérfano y no pasa por este hecho de puntillas ni lo trata sólo para incrementar la gloria de Harry, sino que recuerda una y otra vez que Harry lo tiene presente y que no hay nada que lo borre, ni nada que pueda hacerse para cambiarlo, sólo seguir adelante y acompañarse por gente que le quiere.

La historia va más allá y no se queda solo en una visión de su micro mundo sino que lanza una mirada más social. La lucha por la pureza de la sangre alegato antirracista donde los haya, el sometimiento por el miedo, por las ansias de poder, por la amenaza a los seres queridos que tanto recuerda a la última gran guerra mundial. Cómo hay gente que sigue resistiendo a pesar de que todo parezca perdido.

Y por último el feminismo sin hacer alarde de ello porque todo el libro perfila los personajes de manera igualitaria. Tanto chicas como chicos son inteligentes, hábiles, deportistas, valientes, activos y protagonistas de forma indistinta de las aventuras, ¡y del quiditch! ¡Precioso deporte!

No podemos más que agradecer a la autora que nos haga partícipes de su mágico universo y desearle que siga escribiendo.

 

Edurne García Corres

Psicóloga general sanitaria y terapeuta familiar sistémica

Socia fundadora de Centro de Psicoterapia Vínculo

 

 

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL INFANTIL

INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LOS NIÑOS

De manera cotidiana nos vemos inmersos en multitud de emociones como miedo, tristeza, ira, alegría, asco, sorpresa… Estas emociones imperan en nosotros e influyen en nuestra conducta y en nuestros pensamientos. Pero ¿Qué ocurre en el caso de los y las niñas?, ¿Tienen igualmente emociones que influyen en su conducta y pensamientos?

Efectivamente, al igual que los adultos, los niños y niñas sienten emociones de manera continua, pudiendo sentir enfado cuando no son invitados al cumpleaños de un compañero, miedo cuando se separan de sus padres o tristeza cuando obtienen una mala calificación.

Teniendo en cuenta que las emociones tienen un papel nuclear en nuestras vidas, resulta primordial que los padres realicen desde edades tempranas un entrenamiento en Inteligencia Emocional, es decir, que enseñen a sus hijos a discriminar las emociones propias y ajenas, así como a emitir una respuesta congruente con las mismas.

¿Cómo repercute el manejo de la Inteligencia Emocional en las y los niños?

Diversos estudios realizados con población infanto-juvenil señalan la importancia de la adquisición de una adecuada gestión emocional en edades tempranas del desarrollo, ya que, aquellos niños y niñas que obtienen mayores puntuaciones en Inteligencia Emocional presentan menores niveles de ansiedad social, consumo de sustancias, depresión y rumiación, así como mayores niveles de autoestima, empatía, empleo de estrategias de afrontamiento activo para la resolución de conflictos, y satisfacción ante la vida.

Igualmente, los niños y niñas que presentan una alta Inteligencia Emocional parecen ser más eficaces en las relaciones interpersonales, consiguiendo grandes redes de apoyo, lo cual les hace menos vulnerables a ciertas problemáticas de salud y estrés.

Por el contrario, aquellos niños y niñas que presentan un pobre ajuste emocional son más proclives a desarrollar trastornos de tipo internalizante como ansiedad o depresión. Del mismo modo, se ha observado que los niños que presentan dificultades en esta capacidad obtienen un rendimiento académico bajo, que podría ser explicado por un manejo inadecuado de los estados emocionales propios durante los periodos de evaluación, produciéndose así un desbordamiento que sin duda influye en las calificaciones de estos.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a que adquieran esta capacidad de manera adecuada?

A continuación, se presentan 5 claves que los padres pueden poner en marcha:

  1. Introducir un vocabulario emocional. Se trata de que los niños conozcan las diferentes emociones, pudiendo describirlas de manera precisa. De este modo, cuando sientan una de ellas serán capaces de identificarlas, nombrarlas e incluso pedir ayuda si lo necesitan.
  2. Favorecer el reconocimiento emocional. Los niños y niñas deben aprender que las emociones van acompañadas de expresiones faciales y sensaciones corporales diferenciales en función de la emoción que predomina. Así se consigue que los niños sean capaces de identificar las propias emociones, las de los demás y comprendan que la aparición de estas sensaciones resulta adaptativa cuando se experimenta determinada emoción.
  3. Fomentar la comprensión emocional. Consiste en que los niños conozcan que las emociones tienen diversas causas, así como múltiples opciones de respuesta.
  4. Permitir la expresión emocional. Es importante que la expresión emocional tenga un espacio en el hogar, permitiendo que cualquier emoción pueda ser manifestada.
  5. Promover una adecuada regulación emocional. Ante las emociones que los niños y niñas sienten, es importante que los adultos emitan una respuesta congruente con la situación presente, evitando el distanciamiento o respuestas desproporcionadas, ya que, la forma en que manejen los adultos la situación será tomado como modelo por los niños, quienes actuarán de manera similar en ocasiones futuras.

Si tenemos en cuenta la clasificación propuesta en el anterior blog sobre los diversos estilos educativos parentales que los padres pueden poner en práctica con sus hijos, el estilo parental que se relaciona con un adecuado desarrollo emocional infantil es el autorizativo. Esta práctica de crianza combina la demanda de exigencias y control con una adecuada percepción y regulación de las necesidades y emociones del niño, promoviendo así que estos aprendan a identificar, nombrar y manejar sus emociones y las de los demás de manera positiva.

María Elena Sánchez Navas

* Para favorecer el debate en casa recomendamos la película Del revés o el cuento El Monstruo de Colores entre muchos otros

ESTILOS EDUCATIVOS PARENTALES Y AUTOESTIMA

ESTILOS EDUCATIVOS PARENTALES Y AUTOCONCEPTO INFANTIL

Durante los últimos años se ha producido un incremento notable de la prevalencia de trastornos psiquiátricos en niños y adolescentes. Según los últimos datos publicados por el Plan de Salud (2013-2018), entre el 7 y el 25% de los menores reúnen criterios para un diagnóstico psiquiátrico, presentando un desajuste significativo en diversas áreas como consecuencia de ello.

Este hallazgo resulta de gran relevancia pues genera repercusiones psicológicas, sociales y económicas que merecen ser tenidas en cuenta. Tomando como referencia el Plan de Salud (2013-2018), se concluye que los trastornos mentales, por delante de diversas enfermedades físicas, constituyen la causa más frecuente de discapacidad, generando un gran impacto en la calidad de vida de la propia persona, así como en la de sus familiares. Igualmente, estos trastornos generan un impacto económico elevado, pues una de cada cinco personas es atendida por los servicios hospitalarios padece un trastorno de este tipo.

 

Además, el desarrollo de psicopatología en la edad temprana supone un factor de riesgo para la aparición de un trastorno en la edad adulta.

 

De este modo, resulta primordial el estudio y prevención de la psicopatología infantil, la identificación y tratamiento del funcionamiento desadaptativo en la edad temprana, así como de los múltiples factores relacionados con el mismo.

 

Uno de los factores identificados por la literatura como influyentes en el desarrollo y mantenimiento de psicopatología infantil es su entorno inmediato, es decir, la familia. Las prácticas de crianza que los padres ponen en marcha adquieren un papel relevante en el desarrollo cognitivo y socioemocional del menor.

 

Existe una tipología señalada mayoritariamente por la literatura, compuesta por cuatro estilos educativos parentales, que se expondrá a continuación:

  • El estilo educativo autoritario se caracteriza por bajos niveles de expresión del afecto, así como una escasa sensibilidad y empatía. Además, presenta altos niveles de exigencias y control, los cuales son impuestos mediante el empleo de técnicas coercitivas.
  • En contraposición con el estilo autoritario, encontraríamos el estilo permisivo, que presenta altos niveles en lo que se refiere a la expresión del afecto y comunicación familiar, así como bajos niveles de exigencia y control.
  • El estilo descrito como autorizativo es aquel que presenta altos niveles de afecto y comunicación, así como unas normas claras, consistentes y adaptadas a las posibilidades y necesidades de los niños.
  • Por último, mencionamos la práctica de crianza negligente, la cual presenta bajos niveles de afecto y comunicación, así como de exigencia y control. Aunque en algunos casos encontramos exceso de control. Al contrario que el estilo autorizativo, el estilo parental negligente, presenta una escasa sensibilidad ante las necesidades e intereses del niño.

 

Una vez que conocemos esta clasificación, cabe preguntarse, ¿Qué estilo educativo se relaciona con el desarrollo de un adecuado autoconcepto infantil?

 

Tanto el estilo autorizativo como el estilo permisivo han sido relacionados con niveles mayores de AUTOESTIMA. Estos niños serán conscientes de su propia valía, siendo capaces de actuar de forma independiente, asumiendo responsabilidades, afrontando nuevos retos, así como tolerando de manera adecuada la frustración.

 

Por el contrario, aquellos niños que han recibido prácticas de crianza de tipo autoritario y negligente presentan niveles bajos de autoestima. Este déficit de autoestima se traduce en una autoexigencia excesiva, temor elevado a cometer errores, inseguridad en la toma de decisiones, estado de ánimo triste, sentimientos de culpabilidad, necesidad de agradar a los demás, así como un pensamiento focalizado en aspectos negativos.

 

María Elena Sánchez Navas

terapia humanista madrid

TERAPIA HUMANISTA Y EMOCIONES

EL MAPA DE LAS EMOCIONES Y LA TERAPIA HUMANISTA

 

¡En pleno verano y casi vacaciones! Para muchos, las vacaciones son un atardecer en una playa prácticamente desierta; Cuando preguntamos qué sientes cuando te evocamos esto, la mayoría dicen CALMA. Y, ¿qué es la calma? Podríamos discutir sobre esto, pero gran parte de nosotros asociamos la calma a la tranquilidad, al equilibrio o a la paz. Mi segunda pregunta es: ¿estás seguro de que todas esas palabras son una emoción? ¿No es acaso la calma la falta de activación?

 

Te propongo un ejercicio sencillo, por favor, visualiza como se pone el sol en pleamar, con unas olas muy pequeñas, ¿podrías decime qué sientes? Puede que te resulte muy difícil encontrar una emoción, muy bien, ahora te lanzo otra pregunta, ¿sientes en alguna parte del cuerpo la sensación?

 

Puede que tu respuesta sea que no, que no sientes ninguna parte con más actividad que otra. Ahora te propongo otro ejercicio sencillo, sigues en esa maravillosa playa y de pronto, un ser querido desaparece de tu campo de visión, miras a cada lado, pero no lo ves. ¿Qué sucede ahora? ¿Qué sientes y en que parte de tu cuerpo lo sientes?

 

Como ves, todo ha cambiado, ¿qué has sentido? Muchos de nosotros nos referiremos a un pinchazo en estómago, otros hablarán del impulso de ir a buscarlo o gritar su nombre y otros, los más avanzados en “esto de las emociones” dirán que han sentido un miedo intenso. Todos dicen la verdad, pero sólo algunos saben ponerle el nombre a esa vivencia experiencial.

 

¿Sabías que si en la playa, junto a ti, hay una persona de Finlandia y otra de Marruecos a las que les ha ocurrido lo mismo, sentirán esa emoción en el mismo lugar de su cuerpo que tú? Según un estudio de terapia humanista, publicado en el Proceedings of the National Academy of Sciences, tenemos los mismos patrones recurrentes a la hora de experimentar emociones, hasta el punto que pudieron crear un mapa específico emocional.  Por ejemplo, descubrieron el increíble efecto en nuestro calor corporal que tienen la alegría y el amor, mientras que la tristeza y la depresión nos vuelven fríos y distantes. Por otro lado, el desprecio y la envidia son emociones muy parecidas en su manifestación, y el orgullo prácticamente enciende nuestro rostro y pecho al rojo vivo. Saber donde sentimos una emoción es la primera vía para llegar a nuestra emociones primarias cuando no se nos da muy bien reconocerlas.  Estos cambios físicos son la llamada de nuestro cuerpo cuando no hacemos demasiado caso a nuestras emociones -nuestras necesidades-, a veces porque no nos han enseñado a diferenciarlas y otras muchas por una tendencia a  trivializarlas o castigarlas.  Disfrazamos las emociones que nos dicen “qué queremos” por las del “qué debemos”.

terapia humanista expertos

 

Un ejemplo práctico, realizamos un buen trabajo que no se nos es reconocido y nos sentimos molestos por ello. Si ahondamos más, lo que podemos encontrar es una profunda tristeza por no sentirnos lo suficientemente valorados (algo que se traduce por una pérdida de afecto) que si no comunicamos puede que desemboque en una gran desmotivación laboral, un malestar que puede ser el camino de otros como la depresión.

 

En Vínculo, la terapia humanista focalizada en las emociones es esencial en nuestro trabajo, nos ayuda a que os conozcáis mejor y que, juntas, aprendamos a distinguir vuestras emociones. Mediante esta terapia, nuestras chicas favoritas, las emociones, son atendidas, validadas y aceptadas convirtiéndose en el agente ideal para el cambio.

 

Sarai Fernández

trastornos alimenticios psicologos madrid

INFORMACION SOBRE TRASTORNOS ALIMENTICIOS

RASGOS COMUNES E INFORMACION SOBRE TRASTORNOS ALIMENTICIOS

En la actualidad, la informacion sobre trastornos alimenticios, también llamados TCA, están a la orden del día en la cultura occidental. Un estudio del año 2008 en España reveló que casi el 10% de las mujeres de entre 12 y 21 años tenía un TCA, un dato alarmante(de la Fuente, Martí,Olesti, Piñol y Riera, 2008, como se citó en Maganto, 2011).

Se tratan de trastornos bastante complejos, ya que no suelen tener una causa concreta y única, sino que son consecuencia de la interacción de varios factores. Por un lado, está la gran influencia que tiene la sociedad, transmitiendo la importancia de tener un físico y una estética determinados, prejuzgando como no válidos todos aquellos que no encajen en el canon de belleza. Esto hace que una persona que no cumpla las características físicas que impone la sociedad sienta que no es válida, que no es adecuada, que debería ser de otra manera, lo cual afecta a su autoestima.  Con el objetivo de alcanzar ese ideal de belleza, podría intentar bajar de peso mediante dietas restrictivas o realizando ejercicio físico en exceso(da Costa Ribeiro Junior et al., 2012; Herman y Polivy, 2002).

A la influencia de la sociedad se le une el papel de la familia, no solo en la aparición de los TCA, sino en su mantenimiento. Se ha observado que las familias en las que hay un miembro con un TCA, normalmente una hija, son muy aglutinadas (es decir, no promueven la autonomía de sus integrantes), tienden a la sobreprotección, a evitar el conflicto y a ser poco flexibles (Hermany Polivy, 2002). Esto puede hacer que la persona sienta que no puede controlar nada de su vida, excepto la comida, la cual se convierte en su vía de escape (ya sea restringiendo o dándose atracones).

SOLICITA INFORMACIÓN

Además de la influencia de la sociedad y la familia en la informacion sobre trastornos alimenticios, se ha observado que existen ciertas características psicológicas que influyen tanto en la aparición como en el mantenimiento de los TCA, en concreto el perfeccionismo, la autoestima y la alexitimia (entendida como dificultad para identificar y expresar las propias emociones y de diferenciarlas de sensaciones corporales, como el hambre). Antes de hablar un poco sobre estas tres características, me parece importante resaltar que para poder considerar que una persona se ha recuperado de un TCA hay que fijarse no solo en aspectos conductuales o físicos (como que no se dé atracones o que tenga un peso saludable) sino también en aspectos cognitivos y emocionales (como que no tenga obsesiones con el cuerpo o la comida, que tenga una buena autoestima y regulación emocional…). Esto es especialmente importante a la hora de dar de alta a una persona con TCA, ya que puede tener un IMC adecuado y no darse atracones, pero seguir obsesionada con la comida o ser muy autoexigente consigo misma y esto puede favorecer la reaparición de los síntomas con la comida (Bardone-Cone et al., 2010).

 

Read more

psicologos adicciones madrid

ADOLESCENTES Y ADICCIONES A LAS NUEVAS TECNOLOGIAS

LOS ADOLESCENTES Y LAS ADICCIONES A LAS NUEVAS TECNOLOGIAS: una nueva problemática

 

A lo largo del s. XXI, el rápido avance de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ha ido modificando nuestro estilo de vida y nuestra forma de comunicarnos y de relacionarnos. Poco a poco han ido ganando terreno hasta convertirse en una parte indispensable de nuestra rutina.

Tan ha sido así que ha supuesto una de las mayores transformaciones de la historia.

El mayor impacto lo generó Internet junto con los dispositivos móviles, especialmente en la población más joven. Si bien es cierto que estos avances nos han proporcionado grandes beneficios también han provocado que surjan nuevas problemáticas y/o adicciones (Borrajo, 2015; Pedrero-Pérez et al., 2017).

 

¿Cuál es el colectivo más influenciado por las TIC?

El sector de la población más influenciada por las TIC son los niños, adolescentes y adultos jóvenes ya que estas forman parte de su cotidianeidad debido a que desde su nacimiento han vivido en una sociedad marcadamente tecnológica. Se denomina a este colectivo como nativos digitales (Pérez-Payarols y Nafría, 2015). La práctica de los nativos digitales viene definida por sus necesidades evolutivas, internet se ha convertido en su medio de ocio principal, su uso es prácticamente universal entre los jóvenes de 16 a 24 años (Sánchez-Navarro y Aranda, 2015). Para los niños y adolescentes los llamados smartphones se han convertido en su mejor modo de relacionarse y comunicarse con los iguales mediante aplicaciones como Whatsapp, Snapchat, Instagram o Facebook, son su principal herramienta de socialización. El contacto a través de estas aplicaciones es permanente y ubicuo (Salvatella, 2015).

 

 

¿Qué impacto tiene este uso en las familias?

El uso o abuso de las tecnologías suele ser un motivo frecuente de discusión en las familias. Los padres consideran que se hace un uso excesivo y que ello conlleva consecuencias negativas. Por otro lado, los hijos normalizan el uso y minimizan o no aceptan las consecuencias. La preocupación de los padres es creciente en relación a este tema especialmente por el desconocimiento y el descontrol de lo que sus hijos hacen en la red y por las problemáticas en las que puede desembocar ese uso descontrolado como“sexting”, “cyberbullying”“grooming” o, simplemente, un uso excesivo (Borrajo, 2015; Martín-Fernández y cols, 2017).

  • “Sexting”o sexo virtual consiste en enviar, voluntariamente, material d
    e contenido erótico o sexual a través de internet (móvil, redes sociales, webcams, etc.) (Borrajo, 2015).
  • “Cyberbullying” o acoso entre iguales a través de las nuevas tec
  • nologías es especialmente llevado a cabo en el ámbito escolar (Borrajo, 2015).
  • “Grooming” (engatusamiento) o engaño pederasta esta p
    ráctica es llevada a cabo por un adulto para tratar de ganarse la confianza de un menor con cualquier tipo de método como el engaño o las amenazas para obtener control sobre el menor (Borrajo, 2015).

 

 

Read more

Violencia contra las Mujeres y Trastornos de conducta alimentaria

8 de Marzo: Trastornos de conducta alimentaria y el Día de la Mujer

 

 Desde hace siglos vivimos la división cultural del mundo en dos grandes modelos, que van cambiando y ajustándose a los tiempos y que se van construyendo según los intereses de las diversas culturas y sociedades. Así se nos presentan modelos de ser mujer y de ser hombre y no olvidamos los trastornos de conducta alimentaria. Las mujeres han desarrollado un género social que se relaciona con los cuidados, la reproducción, y la necesidad de ser vista y reconocida para tener identidad.  Los varones por su parte, han desarrollado una identidad de género asociada al control, la fuerza, el trabajo remunerado, la tecnología y la representación social u política.

 

Esta diferenciación es una clasificación jerárquica, el varón tiene valor por si mismo, la mujer debe mostrar su valor en función de la mirada de otros. La construcción de la identidad de género comienza ya antes del nacimiento, desde el momento de la concepción. Las personas individuales van adaptando su comportamiento y su identidad a los modelos y expectativas sociales generadas.

 

Esta jerarquización genera un sistema de relaciones de poder en las que el modelo masculino es el valorado y el femenino el subordinado. Este sistema, que llamamos patriarcal, se asienta sobre una serie de creencias erróneas: los estereotipos de género y el lenguaje sexista y no inclusivo es una de las herramientas por las que el sistema se perpetúa. Esta es la base de la violencia de género, descrita ya por numerosas expertas y expertos.

 

solicita información

 

Al hilo del DÍA DE LA MUJER, los y las miembros del Grupo de Trastornos Alimentarios (anorexia, bulimia y otros) y Obesidad de Madrid, no queremos dejar pasar la oportunidad de remarcar que algunos componentes que “ayudan” a emerger los trastornos de conducta alimentaria tienen relación directa con las distintas manifestaciones de la violencia sobre la mujer y las microviolencias de la vida cotidiana, como el ninguneo, la luz de gas, la cosificación, la agresión…

 

La cultura popular dominante a menudo centra la atención en el cuerpo de las mujeres. Los modelos estéticos, disociados del concepto de salud bio- psicosocial y centrados en las modas y el consumo, nos presentan cuerpos imposibles,  anclados en la pubertad, se niegan los cuerpos de las mujeres,  sus formas y, en este entorno, las mujeres van elaborando su proceso identitario de acuerdo con patrones sociales y culturales en los que la valía  está en la apariencia.

La delgadez se convierte en un valor social que se muestra a través de los medios de comunicación. Recibimos continuamente imágenes que nos muestran cómo son los cuerpos de éxito y esta presión recae especialmente sobre las mujeres.

Read more

especialistas terapia infantil

CENTRO PSICOLOGIA INFANTIL MADRID: COMO TE PODEMOS AYUDAR

DESDE EL CENTRO PSICOLOGIA INFANTIL MADRID HABLAMOS DE LOS HIJOS Y SU CRIANZA

 

UNA CUESTIÓN INELUDIBLE

 

Cuando pensamos con nuestra pareja en la idea de formar una familia nos detenemos en fantasear sobre el posible nombre, qué educación le daremos, cómo le motivaremos pero no nos detenemos en pensar cómo la  relación de pareja va a influir y en el  desarrollo de los hijos, en su forma de  establecer relaciones, de verse a sí mismos y de cómo ven las relaciones de pareja. La pareja es la base de la unidad familiar.

Te contamos todo lo que necesitas saber desde tu centro psicologia infantil madrid:

Los niños aprenden como relacionarse con los otros, observando cómo se relacionan sus padres entre ellos, por eso es tan importante que  igual que nutrimos con alimento para hacer personad fuertes , debemos nutrir a nuestros hijos de herramientas para relacionarse con otras personas en el mundo, que es en lo que se basará su vida, en establecer relaciones y resolver conflictos.

Esta forma de aprender, por observación del modelo, es la que el niño realiza para establecer sus aprendizajes más vitales. ¿Qué hace el  adulto para conseguir lo que quiere? Ahí va a estar la clave. Si por ejemplo la agresión verbal o la crítica es la forma en la que resuelven los problemas sus papás, el niño aprenderá que esta es la mejor forma de resolver los problemas.

Además, como ya sabemos los pequeños son esponjas, para lo bueno y lo malo, y el observar un comportamiento en los padres hace que el niño se desinhiba mas a la hora de copiar ese comportamiento. (si papá le grita al vecino cuando aparca mal su coche, puede que el niño acabe gritando a sus amigos del patio cuando no le pasan la pelota).

Los conflictos entre los padres pueden influir  indirectamente en los problemas de adaptación del niño:

  • Puede darse lo que los psicólogos denominamos,”Transferencia del conflicto”. Parece que cuando existe conflicto entre los padres, parte de este puede transferirse a los hijos, porque hacen algo que recuerda al otro padre, por ser fuente de alguno de los conflictos (escolar, económico, valores…)
  • Otro caso puede ser el de la “Triangulación” que son  niños atrapados en los conflictos de los padres (triangulados) como una  manera de reducir el estrés creado en la familia por la discordia de pareja.  El hijo pasa a tener un papel de mediador o compensa a un padre ausente. Estos son los casos en los que ambos padres vuelcan sus problemas de pareja en el hijo, o éste es el blanco de todas las críticas hacia el otro padre o adquiere el rol de pareja.

Además los conflictos parentales pueden afectar a las relaciones afectivas:

Disminuye la capacidad de los padres de reconocer y responder a las necesidades emocionales de los hijos. Ellos pueden interpretar la falta de atención como una forma de rechazo. Los padres están más tensos, menos afectivos entre ellos y esto también puede repercutir en que estén menos afectuosos y sensibles con sus hijos.

Los climas de tensión y conflictos en la familia pueden generar apegos inseguros, y el apego es la base de nuestra autoestima y bienestar psicológico.

Especialistas terapia familiar

 

Read more

LA IDENTIDAD EN LOS ADOLESCENTES

LA ADOLESCENCIA O CÓMO FAVORECER LA IDENTIDAD DE NUESTROS HIJOS La adolescencia es una etapa muy importante para el desarrollo …

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS

VÍCTIMAS DE LAS ESPINACAS La importancia de los hábitos alimentarios en los niños. Suele ser frecuente encontrar en las …

LA ESCUCHA ACTIVA

LA ESCUCHA ACTIVA Sin duda, la comunicación es una necesidad básica de los seres humanos. De hecho, dedicamos una gran …